Seguramente sabes quien es Omar Borkan Al Gala, el modelo, músico, poeta y fotógrafo iraquí que hace unos años se hizo famoso cuando trató de ingresar a Arabia Saudita pero las estrictas autoridades religiosas de aquel país se lo impidieron debido a su guapura.

Sí, pensaron que el hombre representaba un peligro, es decir, una tentación para la moralidad de las saudíes. Es probable que sepas que está casado desde hace dos años con la fashionista Yasmín Oweidah y que ya tienen un hijo en común, pero te has puesto a pensar en el precio que ella ha tenido que pagar por tener a un esposo tan apetecible.

Lo que sabemos es que Yasmín ha logrado mantener muy enamorado a su barbón iraquí por más de tres años, si tomamos en cuenta de que son pareja desde 2014 y que se casaron el 22 de octubre de 2015.

Ella tiene largo cabello negro y penetrantes ojos azules, además de silueta de infarto y muy buen gusto para vestir, lo que presume en su cuenta de Instagram en la que tiene 214,000 seguidores. No solo es amante de la moda, se graduó como diseñadora de moda por la French Fashion ESMOD, con sede en Dubai.

Quienes la conocen dicen que su principal rasgo de carácter es la seguridad en sí misma. Lo que de ser cierto, bien podría explicar la tranquilidad con que ha sobrellevado la lluvia de críticas de internautas que la atacan un día sí y otro también por no ser “lo suficientemente bella” para “un hombre tan atractivo” como es Omar.

Ante comentarios de mujeres y hombres celosos de Yasmin, Omar ha respondido publicando imágenes en las que se le ve muy enamorado, pero también con una declaración contundente. “Estoy muy feliz de tener una vida hermosa con Yasmin… Y me gustaría que todos ustedes, mis queridos seguidores, respetaran esto y se sintieran felices por mí… todos ustedes llegarán a este punto un día…”, explicó al pie de una fotografía en la que aparecen ambos sentados frente a una fogata.

Poco después la pareja añadió “Tú y yo contra el mundo”.

 

Y siguen juntos. Cuando le preguntan a Yasmín como mantiene a un hombre tan guapo, sonríe seductora y aclara que nunca se ha preocupado por retenerlo.

“Lo atiendo, lo mimo y sigo seduciéndolo cada día, pero no me aferro a él. Soy una mujer valiosa por sí misma y solo espero de él que lo tenga en cuenta”. Buena estrategia.

(Por Pedro C. Baca)

TE PUEDE INTERESAR