• Una prueba de amor es ser transparente y solidario en sus finanzas personales.

Si eres mujer, trabajas y ganas dinero, estarás consciente de que el tema de los ingresos se puede convertir en “El” tema con tu pareja. Si eres hombre, vaya que te has dado cuenta de que en estos tiempos es cada vez más difícil que un solo miembro aporte todo el sustento de la casa. Hoy, se acepta cada vez más que se requiere juntar fuerzas para salir adelante.

Habrás notado que desde hace algunos años las relaciones de pareja han entrado en una etapa de evolución. Las mujeres ya disputan los puestos de trabajo en muchos campos y quieren desarrollarse profesionalmente. Y para los hombres esa competencia a veces los descuadra, al no poder reproducir lo que antes vieron en sus casas: el papá como proveedor económico y la mamá al cuidado del hogar y los hijos.

Con las nuevas circunstancias, muchos suelen casarse más tarde, por tanto tienen menos hijos y sí, también hay más divorcios. ¡Pero muchos más divorcios! Las cifras oficiales son contundentes: si en 1980 de cada 100 matrimonios sólo cuatro terminaban en separación, hace cuatro años ya eran 17 de cada 100. Hablamos de México.

Una de las razones de esos rompimientos, según Old Mutual, una empresa internacional experta en ahorro, inversión y seguros, es el manejo erróneo de las finanzas en pareja. Luego de un análisis de nuestro comportamiento en ese tema, la compañía ofreció cinco claves de cuando el dinero se puede convertir en un enemigo de la relación. Checa si estás en esa dinámica, platica con tu pareja y no dejen que ese tema los distancie.

 1- Compiten financieramente. Como ambos trabajan y tienen libertad económica, les cuesta recibir dinero del otro, sean hombre o mujer.

2- La mujer reclama su territorio. Debido en buena parte a la competencia desigual y discriminación que sufren en los lugares de trabajo, ellas quieren revertir la situación trasladando la lucha a su relación de pareja.

3- El hombre como proveedor único. Él asume un rol tradicional, no fomenta el apoyo económico de su pareja pero, contradictoriamente, se siente incómodo con ello y lo reclama con frecuencia.

4- Ocultan cuánto ganan en realidad. Aunque no lo creas, hay personas que hacen creer a su pareja que hay abundancia cuando en realidad lo que hacen es endeudarse, hasta que la verdad emerge y todo explota.

5- Cuánto tienes, cuánto vales. Se da valor monetario a lo que se da y recibe en la pareja, se ve al otro como buen partido en tanto ofrece garantías financieras y no por los valores intrínsecos que lo hacen digno de amor y respeto.

La recomendación de los expertos en finanzas personales es volver a lo básico: darle al dinero su justo valor, ni más ni menos, sin dejar de lado la protección, solidaridad y respeto mutuos en cada pareja.

(Por JR)

TE PUEDE INTERESAR