Un estudio realizado por la revista Journal of Neurophysiology afirma que el amor SÍ puede ser adictivo, y es que activa los mismos sistemas cerebrales que activan algunas sustancias tóxicas como la cocaína o la nicotina, la sensación que nos hace sentir el amor actúa directamente en la dopamina y oxitocina y es el motivo por el que nos encanta cómo nos hace sentir y nos hace querer más y más. 

¿Qué pasa cuando el amor se acaba?

El estudio afirma que existe un área del cerebro que asocia el síndrome de abstinencia provocando obsesiones cuando dejamos nuestra ‘droga’ o nuestro ‘ser querido’, el estudio también reveló que algunas personas con el ‘corazón roto’ pasaron más del 85% del tiempo pensando en ese amor que los lastimó, por el efecto que la ausencia de la ‘droga’ tiene sobre el cerebro. 

¿Cómo curar al corazón de una adicción amorosa?

El estudio confirma que SÍ HAY CURA, así como cualquier adicción el amor no correspondido también necesita de un ‘detox’ y de tiempo para sanar, al igual que tu cerebro. Se ha demostrado que hacer yoga o meditación pueden apoyar directamente a mejorar la depresión. Por su parte, meditar a nivel neurológico combate la depresión y ayuda a producir emociones positivas, mientras que algunas posturas y respiraciones del yoga mejoran el estado de ánimo y los momentos de tensión. 

(Lety Casarín)

TE PUEDE INTERESAR