Kenzo Takada trabajó con un grupo de talentos para lanzar una fragancia apadrinada por la compañía Avon.

Kenzo Takada, japonés de nacimiento, se mudó en 1964 a París cuando tenía 25 años para incursionar en el mundo de la moda, en donde puso a prueba su creatividad diseñando con telas que encontraba por ahí y que él mismo vendía.

En 1969 creó la marca Jungle Jap, que se burlaba de las convenciones de la alta costura con su espíritu innovador, inspirado en la moda parisina y los kimonos tradicionales japoneses. Desarrolló un estilo único caracterizado por la mezcla de colores, estampados, cortes y materiales.

Unos siete años después abrió la primera boutique Kenzo y comenzó a expandir sus diseños creando colecciones para hombre, niño y ropa de casa, así como una línea de perfumes.

En 1999 tuvo un punto de quiebre. Decidió retirarse de la moda para enfocarse en las artes, sobre todo en la pintura. Sin embargo, a lo largo de los años Kenzo Takada también ha seguido impregnando su singular estilo en creaciones relacionadas con el diseño de interiores y la perfumería, como en una de sus más recientes fragancias Avon Life Colour, para ella y para él.

“Siempre me han gustado las flores, me llaman la atención desde siempre, desde toda la vida”, dice Kenzo en entrevista para Actual, luego de explicar que la magnolia blanca es el ingrediente en común que aporta el tono crítico y fresco de estas dos fragancias y que impregnan un espíritu positivo, aportando una energía vibrante a quien lo use.

“Disfruté mucho hacer estos perfumes porque es un proceso artístico. Siguen siendo paletas de colores. Sigue siendo mezclar texturas, colores y llegar a las formas”, explica Takada.

Kenzo y sus colegas desarrollaron una fragancia “vibrante”.

¿Por qué con Avon?

La empresa dedicada a productos de belleza y cuidado personal Avon, en colaboración con Kenzo Takada y Firmenich, una de las más grandes casas perfumistas a nivel internacional, trabajaron en equipo para desarrollar esta línea, que se destaca por ser “jovial, alegre y con un tono muy positivo. Nos basamos en los colores y en las emociones que evocan los colores para nosotros”, narra Kenzo.  

Dora, Baghriche y Frank Voelkl agregaron a la fragancia femenina los aromas de pera, frambuesa y peonia rosa, otorgándole personalidad y presencia; mientras que para la versión masculina, Pierrre Negrin y Oliver Cresp utilizaron el limón y jengibre, volviéndola vibrante y creativa. Kenzo insiste en que al usar la magnolia blanca como base y tomando en cuenta que el blanco “es la mezcla de todos los colores” él podía escoger las tonalidades que deseaba.

Kenzo y los perfumistas buscaron traducir las emociones en colores. Para él, “encontrar el olor perfecto ha sido muy gratificante”.

Por su parte, el gerente de la categoría de Fragancias Avon para el Grupo de Mercados del Norte de Latinoamérica, Eduardo Medina compartió con Actual que invitar a Kenzo para realizar esta fragancia como parte de su campaña Perfumanía, ha sido un motivo de celebración para ellos. “Que Kenzo confíe en Avon es para nosotros maravilloso”.

Avon Life Colour by Kenzo Takada es la muestra de que Avon no quiere quedar fuera de la jugada. Ni más ni menos utilizó a uno de los más grandes para arrancarle secretos a la alta perfumería.

– Por Eugenia García