Para Ana González ayudar a otros es una vocación que a diario se encuentra latente en su día a día. Con mucha valentía y con un gran amor por lo que hace, Ana, junto con otros paramédicos igual de jóvenes que ella, se encarga de brindar ayuda a quienes más lo necesitan y que se encuentran en momentos vulnerables.

Un impacto positivo en la sociedad, es lo que ha motivado a esta joven estudiante de medicina y paramédico a destinar parte de su vida a rescatar y brindar apoyo a todos aquellos que se encuentran en situación de peligro. Una labor que requiere de coraje, valor, precisión y desde luego, un amor incondicional a lo que hace.

 

Foto: Naomi Kaizawa/ Asistente de producción: Paola Martínez

 

Abriéndose paso entre diferentes obstáculos, Ana ha venido a demostrar ser una mujer fuerte, decidida, capaz y que ha conseguido ir más allá de sus miedos e incluso, de las limitaciones que la sociedad todavía intenta imponer hoy en día a las mujeres que han decidido dedicarse a las actividades que algunos catalogarían como “solo para hombres.”

“No eres lo suficientemente fuerte” y “No puedes hacerlo tú sola”, son algunos de los pensamientos a los que Ana se ha tenido que enfrentar, mismos que en ningún momento la han frenado para hacer aquello que adora, demostrando que esas personas están equivocadas.

Ana es la prueba tangible de que las heroínas existen y que viven entre nosotros haciendo una diferencia notoria, inspirandónos a diario a seguir luchando por aquello que deseamos y a dejar huella en el mundo.

 

Foto: Naomi Kaizawa/ Asistente de producción: Paola Martínez

Video: Iván Hernández

(Por Elizabeth Almazán)

TE PUEDE INTERESAR