Esperar a ser un poco mayor para casarte es una muy buena opción ya que según un estudio reciente del Instituto de Estudios de la Familia, de Estados Unidos encontró que mientras más edad tengan las personas al contraer matrimonio menor será el riesgo de divorcio.

El estudio de este instituto arrojó lo siguiente:

  • Casarse a los 20 años tiene un riesgo de divorcio en los primeros 5 años de un 32%

  • Entre 20 y 24 años de edad, el riesgo es del 20%

  • De 25 a 29 años el riesgo es de 15%

  • Entre 30 y 34 es de 14 %

  • Las personas que contraen matrimonio después de los 35 años tienen un riesgo de divorcio de 11%

Aunque un gran descubrimiento fue que las personas que se casan a los 32 son las que más tienen matrimonios duraderos y exitosos así que parece ser que 32 es el número mágico.

Si estás pensando en caminar hacia el altar puedes tener en cuenta estos datos científicos.