La respuesta es sí, lo curioso es que pocos somos felices con plenitud… ¿sabes por qué?

La ciencia ha demostrado que el ser humano está programado biológicamente para ser feliz.

Poseemos estructuras físicas y neuroquímicas para registrar todos aquellos elementos o situaciones que nos gustan y convertirlas en un torrente de placer y bienestar en nuestro cuerpo.

Curiosamente la depresión amenazas con ser la principal causa de incapacidad para el 2020. ¿Qué está pasando?

El enemigo de la felicidad actual se llama estrés y obedece a una respuesta física y emocional frente a situaciones que se viven como peligrosas. Estas soluciones físicas y químicas eran importantes para la supervivencia del humano en la prehistoria, donde tenía que enfrentar peligros reales como huir de depredadores.

Actualmente estos peligros se llaman deudas, rompimientos, relaciones destructivas, exigencias laborales, etc., que no se resuelven rápidamente, al contrario se prolongan por meses y años.

El estrés prolongado termina por enfermar al cuerpo y a la mente.

Por eso los especialistas indican que si estamos programados para la felicidad, debemos enfocarnos en recuperar las cosas que nos generan placer.

La idea es lograr un equilibrio: sosteniendo situaciones incómodas pero necesarias, acompasadas de momentos y eventos que nos generan placer y bienestar.

Si quieres saber más tips para la felicidad, no te pierdas el reportaje multimedia de nuestro portal hermano Contenido 3.0: Felicidad a la mexicana.

Por Mariana Chávez Rodríguez