Generalmente los granitos nos salen porque tenemos los poros tapados por bacterias. Ocasionando que haya un exceso que no puede salir de manera normal del poro. Otra razón común, aunque no nos guste escucharla, es por genética. Sin embargo, hay muchas más razones que existen que nos pueden afectar y que no nos damos cuenta.

La barba de tu novio

Si, aunque suene inesperado, la barba que hace que él se vea tan bien te puede causar imperfecciones en la cara ¿por qué?  al besarlo su vello facial roza con tu cara y esto provoca que se estimule la producción de grasa, causado granitos. Aquí tienes dos opciones, o dejas de darle besitos a tu amor o lindamente le pides que se rasure la barba por un rato.

Comer picante

Los irritantes, que se encuentran en las salsas, hacen que el pH de tu piel cambie y por lo tanto se te reseca y salen granitos. Si quieres que esto no te pase deja de comer por un rato los alimentos que te están causando irritación.

Estas usando un shampoo o acondicionador

Tus productos pueden tener ingredientes que te están causando una reacción en la piel. Para combatir esto puedes tratar de lavarte el pelo con la cabeza inclinada para que el producto no toque el resto de tu cuerpo y enjabonarte después de lavarte el cabello.

Fumas

Al fumar estás reduciendo la cantidad de oxígeno que llega a tu cara. Por esta razón los poros se hacen más grandes, la piel se reseca y salen los granitos. Para esto solo hay una solución que ninguna fumadora quiere escuchar, deja de fumar.

Te estás exfoliando muy fuerte

Muchas pensamos que para reducir los granos hay que bañarnos y exfoliar la piel. Estamos equivocadas, al hacer esto lo único que provocamos es que  el exceso de grasa tape los poros y te salgan más granos. Para solucionar esto, trata de siempre tener tu piel bien hidratada. 

TE PUEDE INTERESAR