El estrés es una respuesta natural del organismo que nos permite reaccionar ante la tensión, el peligro. Sin embargo, cuando este se hace habitual (es decir, crónico) es defintivamente dañino para nuestra salud.

El exceso de estrés perjudica la salud.

El trabajo ocasiona estrés que en exceso puede conllevar al estrés recurrente, perjudicando a la persona y su bienestar. Según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social el 75% de los mexicanos padece fatiga por estrés laboral.

Nathalie Sessions, nutrióloga de bienestar corporativo del Hospital Houston Methodist, menciona que “durante el estrés normal liberamos hormonas, cuyos niveles momentáneos en el cerebro nos permiten tener un comportamiento natural ante la tensión, sin embargo, cuando sube el cortisol por varias semanas se convierte en estrés crónico y puede ser perjudicial”.

Dicho desbalance bioquímico y emocional, posiblemente propicie el aumento de la frecuencia cardíaca a lo largo del tiempo, causando así riesgo de enfermedades del corazón, riesgo de adicciones a sustancias, e incluso desórdenes alimenticios: “Cuando estamos estresados de manera crónica, nuestro comportamiento puede inclinarse hacia elecciones no saludables de alimentos, como, por ejemplo: helados, comida rápida en lugar de verduras o fruta”, añade Sessions.

La especialista en bienestar nos da las siguientes recomendaciones para evitar el estrés laboral y tener un mejor descanso:

1. Ejercicios de respiración profunda

Después de una junta de trabajo, o antes de llegar a la oficina es recomendable practicar ejercicios de respiración profunda por 10 minutos. Para ello toma aire por la nariz y cuenta mentalmente y lentamente hasta cinco y luego exhala lentamente por la boca contando mentalmente hasta cinco. Este tipo de respiración ayuda a oxigenar y relajar el cerebro.

Aprende a relajar el cerebro.

2. Aliméntate sanamente

Diseña un plan de alimentación en la que comas porciones balanceadas y sanas. Las comidas con harinas blancas, azúcar o helados, por ejemplo, son alimentos de alta carga calórica, que hacen que el hambre retorne porque se digieren más rápido. Además de un patrón de alimentación lleno de alimentos saludables, recuerda tomar ocho vasos de agua al día, y es que además el organismo puede confundir la sed con el hambre.

Come alimentos sanos.

3. Ten un sueño de calidad

Duerme siete horas al día como mínimo. Si te cuesta dormir en la noche, evita el uso del celular, tablets, o pantallas de televisión una o dos horas antes de dormir. La luz azul que estos dispositivos irradian impide que nuestro cerebro libere correctamente las hormonas que promueven el sueño.

Aprende a dormir como un niño.

4. Vive el aquí y el ahora, di no al “multitask

Mantén tu mente enfocada, porque el hacerlo en múltiples tareas a la vez no es saludable. Mejor administra bien las horas de tu jornada laboral, para que puedas concentrarte en una sola tarea a la vez, para que así puedas terminarla con mejor desempeño y productividad.

Una sola tarea a la vez.

5. ¡60 beats por minuto!

La música estimula la liberación de endorfina en el cuerpo. Esta sustancia también se libera mientras hacemos ejercicio. Intenta tener una rutina física mientras oyes música. La música de velocidad de 60 beats por minuto es recomendable para relajarnos mientras hacemos nuestro ejercicio.

Escucha música mientras practicas ejercicio.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu