Si los niños están sometidos a un estrés constante su cerebro se vuelve más vulnerable, razón por la cual se les dificultan las pruebas de retención a corto plazo, tienen problemas con la memoria espacial, el trabajo escolar, las emociones y el comportamiento, según revelaron psiquiatras de la Universidad de Wisconsin – Madison. Así que ya lo sabes, a bajarle a la neura y a practicar alguna técnica de relajación para que el cerebro piense mejor.

Alejandrina Aguirre Arvizu

TE PUEDE INTERESAR