Cuando estás con tu pareja puedes esperar algo de ella o no, puedes querer que sea de una u otra forma y que aporte ciertas cosas a la relación. Existen muchos tipos de personas, las que esperan algo, las que no esperan nada y las que piensan que no tienen derecho de esperar nada ni de su pareja ni de su relación.

Esperas algo:

Cuando tú tienes expectativas, éstas se pueden cumplir o no. Depende mucho de si hablas de ellas con tu pareja o si esperas que ella se de cuenta por sí misma. Es muy importante que conozcas bien a la persona con la cual estás iniciando una relación y así, basar tus expectativas en eso, de otra forma es muy probable que éstas nunca se cumplan.

Personas con expectativas muy altas:

Tienen altos estándares que en ocasiones resultan imposibles de cumplir por parte de aquellos que los rodean, por lo que es posible que lleguen a sufrir mucho, ya que se sienten insatisfechos con su vida de pareja. Esto puede pasar porque no han tenido la oportunidad de platicar con su pareja sobre lo que quieren de su relación. También se dan las expectativas altas cuando realmente no se conoce a la otra persona.

Personas con expectativas bajas:

Igual que las personas que esperan mucho, estas también sufren, ya que no le ponen atención a los detalles de una relación y por lo tanto sienten insatisfacción. Esto significa que no se esfuerzan, no les importa darle chispa a la relación. 

Personas sin expectativas:

Estas personas no sufren nada, ya que no esperan nada ni de su relación ni de su pareja. Sin embargo, la otra persona sufre bastante porque están con alguien que parece que no les importa la relación. 

Al final es normal tener expectativas siempre y cuando estas se ajusten a cosas reales no a fantasías que no van a pasar.