Una marca multimillonaria conocida desde 1993, sobre todo por sus carteras elegantes, coloridas y urbanas además de poseer una alma alegre, dinámica y con dosis de retro, es la que nos dejó Kate Spade, quien acaba de fallecer a sus 55 años.

Al parecer, la famosa diseñadora se ahorcó con una bufanda en su apartamento de Park Avenue, en Manhattan, dejando una carta en la que expresa sus últimos pensamientos, indicó a la AFP un portavoz de la policía.

 

 

Más que una diseñadora 

“Para muchas mujeres, comprar esa primera cartera Kate Spade fue su primera compra como adultas, la primera cartera de un diseñador”, reflexionó en Twitter la periodista de AdWeek Diana Pearl. “Rompe el corazón enterarse de que alguien que trajo alegría a tantos sufriese tanto dolor”.

Chelsea Clinton, hija del expresidente Bill Clinton y la expresidenciable Hillary Clinton, contó que su abuela le regaló su primera cartera Kate Spade cuando estaba en la universidad.

“Aún la tengo”, tuiteó. “Guardo a la familia de Kate, a sus amigos y seres queridos en mi corazón”.

La actriz Lena Dunham, la creadora de la serie “Girls”, también expresó su fuerte pesar en Twitter. “Kate Spade era más que una diseñadora. Tenía un lenguaje visual extravagante que cautivó a chicas de Bat Mitzvah y artistas por igual”, tuiteó. “También era una parte esencial de NYC que repartía bondad (…) Gracias, Kate, de parte de una de las millones a quienes hiciste sentir hermosas”.

 

 

La diseñadora y su marido vendieron en 1999 un 56% de su marca a Neiman Marcus por 34 millones de dólares, según Forbes. Y en 2006 le vendieron el resto, por otros 59 millones, con lo cual la diseñadora quedó para siempre desvinculada de la casa que llevaba su nombre. Kate Spade se dedicó entonces a criar a su hija y a obras de beneficencia.

Una semana después de hacerse con la totalidad de la empresa, Neiman Marcus vendió la marca a Liz Claiborne por 124 millones de dólares, incluido deudas. En 2017 Kate Spade fue comprada por Coach por 2.400 millones de dólares, pero la diseñadora no recibió un centavo de esa transacción porque ya se había desprendido de la totalidad de sus acciones.

“Aunque hace más de una década que Kate ya no está afiliada a la marca, ella y su esposo y socio creativo, Andy, fueron los fundadores de nuestra amada casa. Extrañaremos mucho a Kate. Nuestros pensamientos están con Andy y toda la familia Spade”, dijo la marca Kate Spade en un comunicado.

AFP

TE PUEDE INTERESAR