El heredero de una de las monarquías menos conocidas en occidente, pero de las más adineradas en el mundo árabe, el príncipe Fazza de Dubai se resiste a la solicitud paterna de sentar cabeza lo más pronto posible.

Tiene 35 años más que bien llevados, su nombre es Hamdan Bin Mohammed Al Maktoum pero en su círculo cercano lo  llaman “Fazza”. Nació en el próspero emirato de Dubai y es hijo del jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum, actual primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos. Además es el soltero más cotizado de la realeza musulmana.

Es un chico rico, si tomamos en cuenta que su padre posee 99.67% de las acciones de Dubai Holding, conglomerado valuado en 12,000 millones de dólares. En algún momento esta propiedad pasará a manos de Fazza por ser el primogénito.

 

Foto: The Grosby Group

 

En cuanto al príncipe, no se trata solamente de un junior muy guapo y  con título de nobleza. Fazza de Dubai se graduó en la London School of Economics y se sometió a estricto entrenamiento físico en la Escuela Militar de Sandhurst, la misma en la que estudiaron los príncipes Guillermo y Harry de Inglaterra.

En 2008 fue designado príncipe heredero. Actualmente, representa al gobierno de su país en foros internacionales relacionados con energéticos y globalización. Además, es líder del Consejo Empresarial y Deportivo de Dubai.

Aparte de atender sus responsabilidades, se da tiempo para cabalgar, ha ganado tres medallas en los Juegos Mundiales Ecuestres, jugar polo y atender a su media docena de halcones. También le estimula saltar en paracaídas, esquiar, nadar y tomarse selfies en lugares espectaculares.

 

Foto: The Grosby Group

 

Tiene su propia página web (www.fazza.ae) y ocupa su cuenta de Instagram para compartir fotos estando en su casa, ejercitándose o en compañía de sus sobrinos. Tiene más de 6 millones de seguidores en InstagramQuienes lo conocen lo describen como “sensible y romántico”, aficionado a escribir poemas de amor.

El hecho de que comparta su vida con todo el mundo es algo que llama la atención porque este príncipe forma parte de una de las dinastías más herméticas y apegada a sus creencias y costumbres. Por su credo musulmán, el heredero no debe mostrarse en público conviviendo con mujeres solteras.

¿Está disponible?

Ha tenido decenas de romances casi a escondidas, y en algún momento se especuló sobre su probable matrimonio con la jequesa Bint Saeed, siete años mayor que él, pero el tiempo pasó y por la edad de la aspirante a novia, 42 años, lo más lógico es que no se case con ella.

Así que si te animas a vivir en un país árabe puedes postularte para ocupar su corazón.

(Por Pedro C. Baca)