Calidad premium y sabor exquisito son dos características distintivas que hasta la fecha respaldan una tradición que rescata las distintivas espadas al estilo gaucho de Brasil y las acerca a tu mesa para brindarte la mejor de las experiencias si eres de aquellos amantes de los cortes de carne, y desde luego, del buen comer.

La historia inicia en las típicas granjas del sur de Brasil, lugar donde los fundadores de Fogo de Chao aprendieron el arte de preparar el churrasco, mismo que llegaría a convertirse en el platillo estelar de su menú. Fue en 1979 cuando gracias a la dedicación de dos hermanos que lograron consolidar su idea, se abre el primer restaurante construido de madera y situado en el campo de Porto Alegre, lugar que da cuenta de la dedicación, amor al detalle, a la calidad y al cuidado del arte y la tradición de la familia de los fundadores.

 

 

Deliciosos cortes como rió eye, arrachera, sirloin, costela, filete miñon,  fraldinha y desde luego, la tradicional res en picanha; es la gran variedad que podrás encontrar en cada una de sus 29 sucursales. Una variada barra de ensaladas y una exquisita receta de pan de queso, son los acompañantes perfectos que se unen al festín carnívoro además de ser maridados con la mejor selección de vinos con los que cuenta la casa.

¿La dinámica? Un semáforo que le da ritmo a tu experiencia culinaria de principio a fin. En cuanto llegas uno de los elementos que resalta es una pequeña tarjeta que muestra los colores rojo y verde (uno de cada lado), misma que utilizarás para indicar cuando estés listo para empezar el desfile de los deliciosos cortes de carne traídos a tu mesa por meseros vestidos tipo gaucho y también cuando desees tener una pequeña pausa.

Sin duda, Fogo de Chao es una parada obligada para todos aquellos que deseen disfrutar de un buen corte de carne premium al estilo Brasil

TE PUEDE INTERESAR