• Dicen que ver personas fumando influye en las audiencias más jóvenes.

Seamos sinceros: si ves a un actor fumar en una escena en el cine o en la tele, ¿se te antoja y tienes el impulso de prender un cigarrito? Si la respuesta es sí, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene un punto. Esta organización insiste en su intención de que las películas y series que contengan escenas de personas fumando muestren una advertencia para prevenir a los padres.

Según la OMS en su documento Libres de humo: evidencia para la acción, “las películas siguen siendo uno de los canales donde se muestra, sin restricciones, el tabaco a millones de adolescentes”.

Todo eso está muy bien, pero, ¿te imaginas a Humphrey Bogart en la película Casablanca sin su cigarro pegado a la boca? ¿O a Uma Thurman en Pulp Fiction sin sus grandes bocanadas, o a Don Draper sin un cigarro y un trago en la serie Mad Men? Desde los habanos de El Padrino, los cigarrillos del James Bond 007, hasta las largas pipas de El señor de los Anillos el echar humo frente a la cámara forma parte del perfil de personajes memorables. De hecho, a partir de aquellos remotos años del cine mudo de Hollywood –y ahí está Charles Chaplin para demostrarlo–, el recurso del tabaco se ha usado para dotar de cierto carácter a los actores y actrices.

Humphrey Bogart en Casablanca

  • Humphrey Bogart en Casablanca

54a76665c95e1_-_elle-03-uma-thurman-pulp-fiction-h

  • Uma Thurman en Pulp Fiction

Al Pacino como Michael Corleone en El Padrino

  • Al Pacino como Michael Corleone en El Padrino

Sean Connery como James Bond 007

  • Sean Connery como James Bond 007

Charles Chaplin en una de sus películas

  • Charles Chaplin en una de sus películas

Todas estas películas pueden ser vistas por teens. Y qué decir de la Pantera Rosa, Cruella de Vil, las hermanas de Marge Simpson, Popeye el marino y muchos más personajes de dibujos animados que generaciones vimos sin sospechar que son potencialmente nocivos.

La Pantera Rosa

  • La Pantera Rosa

Popeye

  • Popeye

Jessica Rabbit

  • Jessica Rabbit

Es permanente la sospecha de que la industria fílmica financia parte de sus producciones con recursos de las empresas tabacaleras. Esa sospecha se basa en que más de la mitad de todas las películas más taquilleras en Estados Unidos, México, Argentina y varios países europeos contienen imágenes de gente fumando. ¿Casualidad?

Si bien los tiempos cambian y fumar ya no es tan cool como antes, la batalla por ponerle frenos a la fumadera en pantalla será ruda.

(Por JR)

TE PUEDE INTERESAR