¡Y regresó la Cigüeña!

Los duques de Cambridge están felices. Su deseo de tener “una familia grande y armoniosa” ya es realidad. Sin el menor contratiempo, Kate dio a luz a su tercer hijo, un varoncito que pesó 3.800 kilos al momento de su nacimiento. De acuerdo con distintos reportes, el príncipe Guillermo estuvo presente en el alumbramiento, tal como ocurrió en el caso de sus dos hijos mayores, el futuro rey Jorge, y la princesa Carlota.

“La reina, el duque de Edimburgo, el príncipe de Gales, la duquesa de Cornualles, el príncipe Enrique y miembros de ambas familias han sido informados y están encantados con la noticia. Su Alteza Real y su hijo están bien”, informó el palacio de Kensington en un breve comunicado.

El documento explicó que el bebé nació a las 11:01 horas locales, muy poco después de que la duquesa de Cambridge fue ingresada al hospital St. Mary’s de Londres con dolores de parto.

Todo transcurrió sin el menor contratiempo y pocas horas después, madre e hijo abandonaron el hospital para instalarse en su palacio.

Este royal baby, de quién todavía no se sabe los nombres que llevará, tiene tratamiento de alteza real y título de príncipe de Cambridge. Ocupa el quinto lugar en la línea de sucesión al trono. Queda abajo de su abuelo, el príncipe de Gales, su padre, Guillermo, y sus dos hermanitos mayores.

Este nacimiento tiene mucho simbolismo para la realeza británica. Es la primera vez en cincuenta años que un matrimonio de la Casa Real de Windsor tiene tres hijos.

También es la primera ocasión en que la llegada de un varón no relega a una mujer, a partir de una reciente reforma a las leyes británicas que eliminó la preferencia a los hombres sobre las mujeres.

(Por Pedro C. Baca)

TE PUEDE INTERESAR