Son muchos los cuentos de hadas que hemos visto en estos últimos años, desde periodistas que se convierten en reinas, así como Letizia;  hasta actrices, como Meghan, que se convierten en duquesas. Pero en esta ocasión el protagonista del cuento es nada más y nada menos que Guy, el perro de la ahora Duquesa de Sussex, a quien la vida le cambio radicalmente y ahora se encuentra viviendo una vida de ensueño.

Fue en Canadá, después de haber estado cerca de ser sacrificado en 2015, en donde por casualidad cruzó sus “grandes, tristes ojos” con los de Meghan. El perro sólo llevaba un día en Canadá cuando Markle, quien estaba viviendo en Toronto y grabando la serie de televisión “Suits”, lo vio en un evento de adopción.

 

“Guy vivía en un refugio después de haberse perdido en un bosque de Kentucky, y ahora está viviendo en un palacio”, dijo Dolores Doherty, quien dirige la asociación A Dog’s Dream Rescue.

 

Después de de adoptarlo, Guy se convirtió en toda una estrella de Instagram después de que Meghan posteara múltiples fotos con el adorable canino. Pasó de ser una pobre criatura abandonada, a una estrella con vida hollywoodense y ahora a un nuevo integrante entre las mascotas de la realeza.

 

“Es una vida de ensueño, una historia real de pordiosero a millonario”, aseguró Dolores a la AFP.

 

¿Quién diría que este pequeño llegaría tan lejos?

 

TE PUEDE INTERESAR