Si vives con alguien o si piensas hacerlo, vale la pena conocer ciertas experiencias y consejos interesantes alrededor del dinero. Porque quizá hayas oído la frase: “cuando el dinero sale por la puerta el amor se va por la ventana”. Refiere, desde luego, a los problemas a los que las parejas se enfrentan al atravesar por bajones económicos. Desde luego no es una regla universal, hay relaciones sólidas que aguantan fuertes momentos de estrés, pero es innegable que la situación se tensa cuando escasean los recursos.

Portrait of a upset young female looking away while her husband using laptop in background

Actualmente ya muchas parejas se reparten los gastos. Suelen ser dos ingresos y no sólo uno y por tanto se distribuye el papel de proveedor que trae dinero a casa, que pide créditos, que ve los seguros, etcétera. Y aunque no estén en esa dinámica y sea sólo uno quien aporta dinero a la casa, conviene estar en la misma sintonía para que todo marche armónicamente.

Hay una firma experta en dar préstamos, llamada Kueski, que conoce muy bien el perfil de la gente que pide crédito. Su obligación es identificar qué tan buenos somos con nuestras finanzas personales, y precisamente por eso sabe de lo que habla cuando se trata de situaciones donde “la lana” es el tema.

20160210-pareja-finanzas

Te presentamos unos consejos y reflexiones útiles que ofrece esta compañía para manejar las finanzas en pareja, de forma inteligente y hacer que el dinero rinda más:

  1. Unir fuerzas. Dos salarios pueden más que uno, y la pareja debe valerse de ello para planear sus gastos fijos, el ahorro, las vacaciones, inversiones o emergencias.
  2. Abrir las cartas. Hay que compartir información sobre salarios, deudas y cuentas bancarias. Eso es para saber cuánto puede aportar cada uno, que sea proporcional y justo el pago de cosas.
  3. Hacer listas completas. Hay que anotar con detalle, juntos y al menos una vez al mes, todos los gastos e ingresos en una hoja de Excel o a la antigüita, a mano en un papel. Todo aquello que sea para ropa, cine, comidas, tragos, gasolina, pasajes, luz y demás, hay que tenerlo consciente.
  4. Ni tan tan ni muy muy. Sin embargo, cuando hagan sus listas no sean tiranos pero tampoco tan laxos. Dejen algo para ciertos lujos pero no tanto como para que se queden sin dinero a final de mes.
  5. No es tema tabú. Hablen abiertamente del dinero, es falso que sea de mal gusto hacerlo. Una encuesta de PayPal descubrió que un tercio de los pleitos de las relaciones amorosas están motivados por el dinero. Y ya que es un tema sensible, hay que ser franco, encararlo con una comunicación constante.
  6. No acusar. Hay que establecer una dinámica enfocada más en la resolución de conflictos que en el repartimiento de culpas. La vida financiera sólo es un aspecto más de la relación, y si las cosas no son como las imaginamos hay que hallar respuestas para que nadie salga lastimado.

descarga

Con estos aspectos en cuenta podremos lidiar mejor con los tiempos buenos y con los turbulentos, para que nos vaya mejor o para salir del bache.

(Por JRH)

TE PUEDE INTERESAR