El príncipe Harry de Inglaterra y su prometida Meghan Markle se encuentran cada vez más cerca de pasar por el altar y para su fortuna, todos los preparativos transcurren sin contratiempo.

Si desde un principio han contado con el respaldo total de la reina Isabel II, ahora pueden jactarse de que ya tienen su consentimiento oficial.

La soberana británica acaba de enviar un mensaje a la Cámara de los Lores del parlamento para anunciar su aprobación:

“Mis Lords, declaro Mi Consentimiento para un Contrato de Matrimonio entre mi muy amado nieto, el Príncipe Henry Charles Albert David of Wales y Rachel Meghan Markle, con el cual concedo que se registre bajo el Great Seal y que entre en el Books of the Privy Council.”, apunta en el documento.

El príncipe y Meghan están comprometidos desde noviembre pasado, pero la regia declaración resulta indispensable para concretar la boda, de lo contrario ni Harry, ni otro miembro de la casa real puede dar el ¡Sí, quiero! sin exponerse a perder títulos y privilegios.

El enlace de Harry de Inglaterra y la ex actriz estadounidense está previsto para el próximo 19 de mayo. Todavía faltan detalles por conocer, pero los novios han insistido en que será una ceremonia sencilla y muy emotiva.

A diferencia de los esponsales del príncipe William y Kate Middleton, en esta ocasión no habrá multitudes que escolten a los novios porque ellos acudirán a la capilla de san Jorge, ubicada dentro del castillo de Windsor.

(Por Pedro C. Baca)