México es una tierra que da por todos lados diversos tipos de agave.

A diferencia de lo que ocurre con el tequila, cuya producción depende de un solo agave (la variedad azul del agave Tequilana Weber), el mezcal se puede elaborar con distintas variedades de la planta, que crecen en varias regiones del territorio mexicano.

421372_385552918220342_28489873_n

Entre las principales: Angustifolia Haw, Weberi Cela, Potatorum Zucc, Esperrima Jacobi y Salmiana ssp. Crassispina. Según un informe de la Secretaría de Economía, México cuenta con 200 especies de agave, de las cuales, entre 12 y 15 son consideradas “magueyes mezcaleros” –en esta categoría, según otras fuentes, se pueden incluir hasta 30 plantas.

Por cierto, el mezcal no es patrimonio exclusivo del folclor oaxaqueño, aunque algunos hipsters despistados aseguren lo contrario. La denominación de origen que avala las características de la bebida incluye, además de Oaxaca, la entidad conocida mundialmente por varias razones pero también por ser tierra de mezcal, a Guerrero, un municipio de Guanajuato, 11 municipios de San Luis Potosí, Zacatecas, Durango, Tamaulipas, y 29 municipios de Michoacán.

anjeo-medal

Así que todos tranquilos y nadie se ponga a gritar si de pronto descubres que lo que te sirven es de Guanajuato o San Luis Potosí: es mezcal con todas las de la ley.

(Por APG)