Sabemos que cuando se trata de maquillaje por más que nos guste un estilo o un color, no siempre es el que nos favorece. Pero muchas veces no estamos seguras de que es lo que hace que nuestros ojos luzcan de la mejor manera posible. Les dejamos la guía que les facilitará la vida y hará que se vean espectaculares.

 

Ojos redondos:

Si tú tienes este tipo de ojos, lo que debes de hacer es aplicar delineador desde el principio de tu ojo hasta el final. Trata de terminar ya sea en una línea recta o en un cat eye. Para las sombras, aplica un un iluminador debajo de tu ceja y la esquina interior. Para crear contraste pon un tono más oscuro en el párpado y por último, aplica un color más oscuro en la cresta del ojo. Al final sólo tienes que difuminar los colores de tal forma que se cree dimensión.

 

Ojos como almendras:

Si tú tienes esta forma de ojo,  ¡tienes la figura perfecta! , la que todas queremos obtener al maquillarnos. Si te quieres pintar un poco, sigue la técnica del ojo redondo.

Ojos capuchados:

Estos ojos al tener un poco de piel extra debajo de la ceja, se crea la ilusión de que tienen un párpado pequeño. Es por esto que si tienes este tipo de ojo, lo que debes hacer es empezar con una sombra clara en las esquinas interiores del ojo, luego aplica una mediana a la parte parte del párpado. Por último pon una sombra oscura en la cresta del ojo y un delineador que vaya más allá del ojo para que se vea más largo.

Ojos grandes:

Tu iluminador debería de ser únicamente en el huesito debajo de la ceja. Tu sombra media debería de estar abajito de tu cresta del ojo y por último, tu delineador debería de ser abundante e ir del interior de la esquina del ojo hasta afuera en una línea recta.

Ojos hundidos:

Usa la misma técnica que los ojos redondos pero casi no apliques sombra oscura, quieres acentuar más las sombras que iluminan.

Ojos separados:

Lo primero que tienes que hacer es iluminar debajo de la ceja y el párpado (como si fuera un ojo redondo). Para el delineador, es importante aplicarlo desde la mitad del párpado y hasta el final terminando con una línea recta.

Ojos caídos:

Aplica la técnica del ojo redondo. Lo que va a cambiar es tu delineador, éste tiene que ser bastante abundante y tiene que ir desde la esquina interior de tu ojo hacia afuera.  

 

TE PUEDE INTERESAR