La modelo Irina Shayk comprobó en carne propia aquello de que cuando te casas, lo haces también con la familia de tu cónyuge o por lo menos con su mamá.

Lo que pocas veces es una bendición.

Y así le ocurrió a esta bellísima modelo rusa quien abandonó a Bradley Cooper por una sencilla razón:

No pudo soportar más los frecuentes intromisiones de la mamá del actor, Gloria Cooper.

Dolorosa verdad

Sí, todos pensábamos que la causa del truene de su matrimonio se debía a una infidelidad de Brad con Lady Gaga, pero no fue así.

La verdad salió a la luz al filtrarse los documentos de la demanda de divorcio interpuesta por Irina.

En ellos la mujer explica que tuvo serios problemas de convivencia con su entonces marido.

Todo se debió a la presencia de su suegra, con quien los esposos compartían departamento en Los Ángeles. Imagínate vivir una situación muy parecida a la comedia La madre del novio, donde Jennifer López y Jane Fonda, se peleaban por Michael Vartan.

Irina y Bradley estuvieron cuatro años casados y en 2017 debutaron como papás de una niña, Lea de Seine.

La misma piedra

El drama de Irina Shayk es mayor porque no es la primera vez que una suegra «metiche» destruye su relación amorosa.

Hace años, cuando fue novia del futbolista Cristiano Ronaldo se vio obligada a dejarlo estando muy enamorada.

¿Cuál fue la causa?

La insufrible madre del deportista, Dolores Aveiro, quien nunca estuvo satisfecha con el comportamiento de su nuera y menos con la de manera atender a su famoso hijo.

Después de todo esto, lo más probable es que Irina busque hombres no solo guapos, que para eso tiene muy buen gusto, sino huérfanos, por lo menos de madre.

Por Pedro C. Baca

Foto PhotoAMC