Por fin, Kate de Cambridge y Meghan de Sussex se dejaron ver juntas en público, y lo mejor, sonrientes y muy naturales, lo que podría representar el fin de un distanciamiento del que no deja de comentar la prensa británica.

El encuentro entre las duquesas se dio en un momento muy emotivo, las celebraciones navideñas que congregan a la familia real británica en la residencia que la reina Isabel II posee en Sandringham, al noreste de Londres.

Las dos royals lucieron espectacularmente glamurosas, Kate con un abrigo rojo, en tanto que Meghan optó por un outfit en tono azul muy oscuro que dejaba ver su avanzado embarazo.

Ambas optaron por tocados discretos, pero como ya es costumbre Kate recibió los comentarios más elogiosos.

Las duquesas estuvieron acompañando a su respectivo esposo, la duquesa de Cambridge al príncipe Guillermo, y la duquesa de Sussex al siempre guapo príncipe Harry.

Los hermanos lucieron también relajados y sonrientes y no dejaron de hacerse alguna broma durante su trayecto al recinto religioso en el que participaron, al lado de la reina y otros invitados, en el tradicional oficio navideño.

A fin de cuentas, para ambas parejas de royals fue un año estupendo, y viene uno mejor con el nacimiento del primer hijo, o hija, de Harry y Meghan, quien seguramente será muy querido por sus tíos y primos hermanos.

Por Pedro C. Baca

Foto AFP