¿Ya te enteraste?

 

Para festejar su primera maternidad guardó la placenta en que llegó su pequeña True Thompson.

No fue una excentricidad más, sino para comerla poco a poco en beneficio de su salud. La socialité californiana lo confirmó mientras platicaba con su hermana Kim en una emisión de Keeping Up With The Kardashians, el reality que sigue las actividades cotidianas de su clan.

A la ingesta de placenta con fines terapéuticos se le conoce como placentofagia y está de moda entre las estrellas de Hollywood.

¿Vale la pena el sacrificio? La revista American Journal of Obstetrics and Gynecology describió las evidencias sobre sus beneficios como “meras anécdotas sin respaldo científico”, como los de las Kardashian, quienes juran que les ayudó a superar la depresión postparto.