La empresaria y estrella de la telerrealidad estadounidense Kim Kardashian planeaba lanzar su línea de ropa interior, con fajas incluidas, bajo el nombre de Kimono, pero ante la controversia dio marcha atrás.

No hay que olvidar que en redes sociales se creó una gran polémica por el nombre que, según la celebrité, intentaba jugar con su nombre, sólo que no tomó en cuenta, pequeñísimo detalle, que atentaba contra la gran vestimenta tradicional de Japón y por ello se le acusó de apropiación cultural.

El recuento de los daños

Daisaku Kadokawa, el alcalde de Kioto, incluso le pidió en una carta que desistiera de usar el término. 

Las autoridades de la antigua capital imperial de Japón también expresaron su preocupación por «que se difunda una mala interpretación del kimono, pues la señora Kardashian es una poderosa influyente». 

El término «kimono» significa literalmente «algo que usas». 

Si algo tiene la Kardashian es una gran visión de negocios, de ahí que calculara los costos de este proyecto y decidiera replegarse pues si bien podría generarle ganancias económicas a la larga podría perder más en seguidores y en futuros proyectos.

De ahí que escribiera en sus redes sociales: «Después de una cuidadosa reflexión, lanzaré mi marca de ropa interior modeladora con un nuevo nombre», dijo la estrella a sus 142 millones de suscriptores a su cuenta de Instagram. 

«Siempre estoy escuchando, aprendiendo y creciendo, así que aprecio la pasión y las diferentes perspectivas que las personas me brindan», dijo, asegurando que cuando lanzó su gama de fajas tenía «las mejores intenciones». 

Por lo pronto Kim dará a conocer en cuanto tenga el nuevo nombre, por ahora está decidiendo ¿cómo crees que debería nombrar a su línea de ropa?

Con información de AFP