Después 15 años de existencia regresa a la pantalla chica el reality show “La Academia” 2018 con la conducción de Adal Ramones, la  co-conducción de Cynthia Rodríguez así como cuatro distinguidos jueces como Edith Márquez, Edwin Luna, Horacio Villalobos y controversial Arturo López Gavito.

Llamado el juez de hierro junto a Lolita Cortés, quien esta ocasión brillará por su ausencia, el experimentado crítico señaló estar contento de que este formato regrese con sus orígenes “como la primera vez” a pesar de que sufrido transformaciones positivas y negativas porque antes se buscaba rating y no desarrollar las carreras de los académicos.

 

“Este programa que lleva 15 o 16 años de vida ha ido mutando para bien y para mal. La Academia estuvo enferma, lo tenemos que decir, y renace con la esencia y las bases del original, eso es lo que más puede motivar”, señaló López Gavito tras una espectacular presentación en las instalaciones de Azteca Novelas donde presentaron a los 17 nuevos aspirantes.

 

Aseguró que los concursantes son totalmente diferentes a todas las generaciones anteriores, donde la música será prioridad, la carrera de cada académico, porque antes las redes sociales eran nulas, los cd’s eran un formato que se vendía y había disqueras poderosas, “todo es ha cambiado, por eso tenemos la responsabilidad de adaptarnos a la realidad de los tiempos, no podemos ser los mismos y evolucionar con el proyecto”.

 

Foto: JDS

Gracias a la escuela que se creó de crítica en TV Azteca, su regreso es con el compromiso firme de ser objetivos, así como el de los demás críticos quienes comentaron cuál será su aportación para que los participantes con sed de triunfo, generen emociones al límite y no sea el rating sus críticas, si no cada musical que presenten los nuevos talentos.

 

“Para mi es una excelente oportunidad de compartirle a los chicos todas estas caídas, levantadas, experiencias y todo lo que se van a encontrar en esta carrera que es de soledad, entrega, dedicación y disciplina. Mi caso no es aplaudirles todo, ni criticarles todo, simplemente ser un juez imparcial porque soy un poco fuerte”, mencionó la cantante Edith Márquez.

 

Para el vocalista de La Trakalosa de Monterrey con una trayectoria corta, “estaré expuesto a que se me juzgue y me critiquen como interpreto yo, pero voy a basarme en lo que he vivido con la música, sostener la crítica y espero que les sirva”, apuntó Edwin Luna.

En el caso del periodista Horacio Villalobos, detalló que tendrá un ojo clínico gracias a su experiencia en otros reality shows centrando su punto de vista en lo que ha visto, leído y viajado, “ya que mi opinión será dura porque al final de cuentas un artista tiene que triunfar y durar”.

 

Foto: JDS

 

Con la experiencia de Adal Ramones en la conducción, quien se mostró contento y comprometido de hacer un buen trabajo con su carisma, todos coincidieron que esta vez buscarán que el público goce y se enganche con los concursantes, viva la pasión del aprendizaje, el rechazo y la magia que se puede gestar en cada número musical.

Los alumnos que después de ser presentados ingresaron a la casa de La Academia incomunicados, no se les van a permitir malas actitudes con los maestros, faltas de respeto, impuntualidad, indisciplinas, tendrán una tablet para compartir sus vivencias con su familia y fans, con el objetivo de no distraerse en las redes sociales y se lleven la noche de su concierto, y no triunfe el protagonismo de los jueces.

El ganador de este año se llevará un premio económico así como material, el cual se dará a conocer este domingo 8 de julio cuando arranque el primer programa a través de Azteca Uno a las 20:00 horas.

Alberto Ciurana, Jefe de Contenido y Distribución de la televisora del Ajusco, señaló conocer este formato desde sus inicios y decidió rescatarlo con la producción de Ángel Aponte y Bio  bajo la dirección de Héctor Martínez con la conducción de Adal Ramones a quien consideró “el mejor presentador que existe en América Latina”.

Por JDS