Científicos de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM, desarrollaron un nanopigmento azul turquesa hecho a base de litio y titanio, no tóxico, para colorear los cosméticos, que tiene un mejor desempeño que los colorantes convencionales que poseen partículas más grandes y además ofrece la ventaja de no dañar el medio ambiente ni la salud.

Su partículas son menores a 10 nanómetros ( mil millonésimas de partes de metro o 10 a la potencia menos nueve m), es homogéneo y se dispersa sobre cualquier superficie, por lo que se puede utilizar en la industria cosmética.

 

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

TE PUEDE INTERESAR