La especial de Paris, es una de esas pocas heladerías en México que han sabido conservar su tradición a lo largo del tiempo. Su historia inicia en 1921 siendo un pequeño carrito de helados con únicamente dos sabores: limón y vainilla, el cual se estacionaba en la esquina de la calle París. Poco después, aquel carro se convirtió en un modesto puesto de madera mismo que funcionó de esa manera hasta 1942. Aún cuando se trataba de un puesto sencillo, las personas empezaron a frecuentarlo gracias a sus deliciosos sabores y su alta calidad en ingredientes y preparación, mismos que hasta la fecha siguen presentes. Su éxito, con el tiempo lo llevó a convertirse en un local bien establecido ubicado en el No. 117 de la calle París.

Un gran refrigerador que contiene gran variedad de helados de sabores y algunas repisas con copas y frascos con conservas de frutas, son los que te dan la bienvenida cuando entras al lug

TE PUEDE INTERESAR