Seguramente más de una vez has escuchado hablar del serum y sus increíbles beneficios para el cuidado de la piel. Pero si ese no es el caso y aún no te has enterado sobre esta maravilla de producto, o simplemente deseas conocer más sobre sus propiedades, ¡sigue leyendo!, porque después de esta información, seguramente se convertirá en tu aliado preferido dentro de tu rutina de belleza.

¿Qué es?

El serum o suero, es una fórmula de activos concentrados, ligera y de rápida absorción que penetra con facilidad a las capas más profundas de la piel.

¿Cómo nos beneficia?

Al ser un concentrado, tiene la capacidad de poder aportar mayores nutrientes a la piel y de una manera más profunda que una crema convencional. Además de que tiene la cualidad de reparar y devolver la luminosidad a tu rostro. Sin embargo, para nada es un reemplazo de la crema hidratante, más bien es un poderoso complemento.

¿Cuándo empezar a usarlo?

Puedes empezar a utilizarlo a partir de los 25, tomando en cuenta lo que tu rostro requiere. Antes de adquirir uno, te recomendamos buscar asesoría para elegir la fórmula ideal para ti, ya que existen varios  tipos de serum que se adaptan a las diferentes necesidades y etapas de cada piel: hidratantes, reafirmantes, reparadoras, anti edad y  anti-manchas provocadas por el acné o el sol.

¿Cómo usarlo?

Su aplicación debe hacerse después de haber limpiado tu piel y antes de colocar tu crema hidratante. Aplica un poco en la yema de tus dedos y cubre con delicadeza todo tu rostro. Usualmente con que utilices entre 1 y 3 gotas es suficiente. Puedes utilizarlo tanto de día como de noche.

Por Elizabeth Almazán

TE PUEDE INTERESAR