Si pensabas que los príncipes casaderos se habían acabado o que solamente quedaban algunos solteros irredimibles, te tenemos una buena noticia: la realeza cuenta con una nueva generación de chicos de sangre azul que muy pronto acapararán los titulares de la prensa del corazón.

Se trata de veinteañeros con preparación universitaria, estupenda condición física y probado espíritu altruista que, a la fecha, no tienen compromiso romántico formal, así que disfrutan su libertad al máximo.

A continuación, algunos detalles de quienes ya son unos codiciados prospectos.

Hussein de Jordania

Primogénito de los reyes Abdalá II y Rania de Jordania, Hussein es el heredero al trono de su país. Con 22 años de edad, recién terminó sus estudios en Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown.

A partir de entonces atiende una apretada agenda de eventos oficiales y prosigue con su preparación militar. Sus ratos libres los dedica a practicar senderismo y escalada en roca.

En cuanto a intereses amorosos, se sabe que aprovechó su estancia en Estados Unidos para hacer varias conquistas, pero desde su regreso a Jordania no se le ha vinculado con alguien en especial.

José Wenceslao de Liechtenstein

Heredero de los herederos al trono de Liechtenstein, José Wenceslao Maximiliano María tiene 21 años de edad, habla cinco idiomas con fluidez y tiene estudios en administración de empresas.

Actualmente ostenta el título de conde de Rietberg, pero pocas veces se le ve en público. Cierto que participa en eventos sociales al lado de sus padres, los príncipes Alois y Sofía, y de cuando en cuando acude a ver carreras de autos.

Es fan del piloto inglés Lewis Hamilton, con quien ha practicado en algunos circuitos de Fórmula 1.

Sebastián de Luxemburgo

El menor de los 5 hijos de los Grandes Duques de Luxemburgo, Sebastián Enrique María Guillermo tiene 24 años y una maestría en Negocios Internacionales. Actualmente trabaja como asesor financiero para un corporativo con sede en la ciudad suiza de Ginebra.

Desde su nacimiento ostenta los títulos de príncipe de Nassau y príncipe de Borbón-Parma, así como el derecho a una parte de la fortuna de la familia real luxemburguesa, una de las más adineradas de la nobleza europea. Le fascinan los deportes acuáticos.

En cuanto a temas amorosos se le ha relacionado con una antigua compañera de la Universidad, pero hasta ahora no hay nada serio. Cuando asiste a eventos oficiales se hace acompañar por su hermana, la princesa Alejandra, dos años mayor que él.

Luis Ducruet

Hijo mayor de Estefanía de Mónaco y del ex guardaespaldas Daniel Ducruet, Luis Roberto Pablo tiene 25 años y total aversión hacia la prensa. Le apasiona el fútbol y en algún momento soñó con incursionar en ese deporte a nivel profesional. No concretó la idea pero ha jugado en varias ocasiones con el AS de Mónaco.

Radica casi permanentemente en París, ciudad en la que estudió marketing deportivo y trabaja para una consultora. Muy discreto con su vida romántica Se le vincula con Marie Chevallier, una joven francesa de ascendencia asiática, a quien conoció mientras ambos cursaban un maestría en una universidad de California.

No faltan quienes hablan de boda, pero mientras no se anuncie…

Marius Borg

El hijo que Mette-Marit de Noruega procreó antes de incorporarse a la realeza, Marius Borg Holby tiene 20 años de edad, mide casi dos metros de estatura y posee una anatomía que sus legiones de admiradoras comparan con la de un dios de la mitología nórdica.

Criado en el Palacio Real, fue arropado por la familia de su padrastro, el príncipe Haakon Magnus, con quien comparte la pasión por esquiar en la nieve y el gusto por la música de Kyle Minogue.

En enero pasado dejó su hogar para mudarse a los dormitorios de una universidad californiana en la que estudia Humanidades. No viajó solo. Lo acompaña su novia del momento, la socialité Linn Helena Nilsen, inscrita en la misma carrera.

(Por Pedro C. Baca)