La abrupta ruptura entre la princesa Haya de Jordania y su poderoso marido, el jeque de Dubái, Mohamed bin Rashid al Maktum, continúa sacudiendo a la realeza del mundo árabe.

La princesa, instalada desde hace unos días en Londres junto con sus dos hijos, la jequesa Al Jalila y el jeque Zayed, recién solicitó protección policíaca contra su esposo.

Pidió también la protección de la justicia británica para impedir el «matrimonio forzado» de su hija de 12 años, motivo que la habría llevado a huir del hogar conyugal.

El emir, quien también se desempeña como primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, no se niega a darle el divorcio, pero exige que sus hijos sean enviados de inmediato a su país.

Mohamed y Haya en un evento altruista.

Hija del rey Huséin I de Jordania (1935-1999), Haya es medio hermana del actual monarca de su país, el rey Abdalá II.

Con licenciatura y maestría por la Universidad de Oxford, la princesa es una destacada deportista, representó a su país en la competencia ecuestre en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000.

¿Cuento de hadas?

En 2004 Haya se casó con el emir Mohammed (25 años mayor), convirtiéndose en su sexta mujer y «esposa menor». El multimillonario soberano es identificado como padre de 23 hijos con diferentes esposas.

Proveniente de una familia real de costumbres muy occidentalizadas, Haya de Jordania no tardó en entrar en conflicto con sus nuevos parientes.

De primera mano observó el trato despectivo que daban a sus mujeres, quienes con todo y ser princesas se sentían presas y querían escapar.

La situación se volvió insostenible este año cuando el emir Mohamed notificó a su sexta esposa que casaría a la hija que tienen en común.

Abandono de hogar

Haya de Jordania tramitó una orden de restriccción contra su marido.

Entonces, la princesa consideró que era necesario huir, tomó a sus hijos y se llevó consigo unos 40 millones de dólares.

A principio de julio se instaló en Alemania para pedir asilo. Poco después se supo que estaba en Londres.

En la capital británica iniciado los trámites de divorcio por «diferencias irreconciliables».

Actualmente, Haya de Jordania y sus hijos habitan una casa valuada en unos 105 millones de dólares en Kensington Palace Gardens.

De acuerdo con su círculo cercano, la princesa tiene pensado quedarse en Reino Unido.

Sin embargo, si su esposo exige que los niños vuelvan a Dubái, podría generar un verdadero dolor de cabeza a la diplomacia británica que tiene estrechos vínculos con Emiratos Árabes.

La princesa jordana planea quedarse en Londres.

Lamentos y acusaciones

A propósito de la ruptura, el emir escribió un poema que publicó en Instagram después de que su mujer lo dejó.

En el texto, Mohamed la acusa, sin mencionarla por su nombre, de engaño y traición.

El asunto no es menor porque de acuerdo con los usos y costumbres del próspero país del Golfo Pérsico, Haya de Jordania «ha manchado el honor de su familia».

Así las cosas, “cualquiera” de sus parientes varones tendría “derecho” a asesinarla para «lavar la afrenta».

Hasta el momento la Casa Real de Jordania se ha mantenido al margen del conflicto.

Por Pedro C. Baca

Con Info y Fotos de AFP