Muchas veces es difícil encontrar prendas súper originales en el mercado de la moda. ¿No te ha pasado que te compras una blusa que te encanta en una tienda departamental y cuando vas caminando por la calle súper orgullosa de tu nueva compra pasa lo peor? ¡Te encuentras justo a alguien que trae la misma blusa puesta! Por unos instantes puede ser un infierno y causar los mismos efectos que la ansiedad: falta de respiración, aceleración del corazón y sudoración ligera.

Bueno tengo una recomendación que podría servirle a muchas y que en la mayoría de las veces también les ahorrará mucho dinero… comprar en tiendas de segunda mano. Ésta ha sido la solución para todas mis crisis de outfits o cuando creo que no tengo nada nuevo.

 

Mocasines … en venta de donaciones en una iglesia dominicana de Nueva York: 4 usd / Foto: Naomi Kaizawa

 

Una prenda vintage siempre te sacará de un apuro porque tiene miles de combinaciones con cualquier otra prenda de tu armario y cada vez se verá original, pues al no estar en las tiendas departamentales tienes la seguridad de que nadie más la compró.

Además, ir a este tipo de mercados o tiendas lo encuentro súper entretenido, pues al menos yo puedo pasar horas probándome ropa o imaginando cómo se veía la gente cuando lo usaba, cómo era su vida y un sinfín de historias. ¿Por cuántos armarios han pasado estas prendas que ahora tengo en mis manos?

 

Abrigo para resistir el invierno, Waterlooplein market, Amsterdam: 25 euros / Foto: Naomi Kaizawa

 

Lo que sí es que hay que fijarse muy bien en cuanto al precio, porque hay mucha ropa que sólo por ser vieja tiene un precio demasiado caro y que en realidad no lo vale, porque el “vintage” está de moda. Por eso recomiendo ir a tiendas que no se encuentren en las zonas más hip de la ciudad, porque ahí es donde pagarás más por la idea de tener algo antiguo que por el objeto en sí. Es mucho mejor ir a almacenes o a mercados improvisados que muchas veces se ponen en parques o en plazas públicas.

 

Bolsa negra de piel, tienda vintage de Utrecht, Holanda: 10 euros y pantalones bazar vintage Anzures / Foto: Naomi Kaizawa

 

Por último, es cuestión de darse el tiempo para echarse un clavado en la cantidad de ropa y accesorios que podemos encontrar. Hay que tener buen ojo para ubicar las prendas que valen la pena y que realmente le darán ese toque vintage y de originalidad a tu outfit. Y sobre todo, hacer uso de tu creatividad para encontrar las mejores combinaciones, ¡que no suceden si no te arriesgas!

Por todo el mundo he ido buscando ropa de segunda mano que siempre me aseguran la originalidad de mis prendas y, ¡hacen mi estilo único!

 

Chamarra de mezclilla pimpeada con bordados a mano, Dumbo, Brooklyn: 58 usd (esta chamarra fue más cara de lo que pagaría normalmente, pero por eso hablaba de tener buen ojo para reconocer el trabajo, el vendedor me dijo orgulloso que me había llevado la mejor de sus chamarras) / Foto: Naomi Kaizawa

 

  • Chamarra de mezclilla pimpeada con bordados a mano, Dumbo, Brooklyn: 58 usd
  • Chamarra de mezclilla pimpeada con bordados a mano, Dumbo, Brooklyn: 58 usd
  • Chamarra de mezclilla pimpeada con bordados a mano, Dumbo, Brooklyn: 58 usd
  • Mocasines en venta de donaciones en una iglesia dominicana de Nueva York: 4 us
  • Mocasines en venta de donaciones en una iglesia dominicana de Nueva York: 4 us
  • Falda vintage , Dumbo, Brooklyn: 40 usd
  • Falda vintage , Dumbo, Brooklyn: 40 usd
  • Falda con tirantes Bazar Vintage Anzures $100 pesos
  • Pantalón Bazar Vintage Anzures $20 pesos y bolsa negra de piel, tienda vintage de Utrecht, Holanda: 10 euros
  • Pantalón Bazar Vintage Anzures $20 pesos y bolsa negra de piel, tienda vintage de Utrecht, Holanda: 10 euros
  • Pantalón Bazar Vintage Anzures $20 pesos
  • Abrigo Waterlooplein market, Amsterdam: 25 euros
  • Abrigo Waterlooplein market, Amsterdam: 25 euros

 Fotos: Naomi Kaizawa

 

(Por Paola Martínez)

TE PUEDE INTERESAR