Las ventajas de moverse en bici son evidentes para la ecología uno de los modos de transporte más amables con el medio ambiente, sin contar los beneficios para la salud que genera el pedalear para ir de un lado a otro. Sin embargo, no todas las bicis se fabrican igual y en los barrios de ciudades como Londres, Nueva York, París y Buenos Aires, entre otras, se está comenzando a ver con más regularidad un modelo que además de ser una bicicleta sustentable, también ayuda a frenar la deforestación en Ghana: la bici de bambú.

“Es una bici súper amable con el medio ambiente. Al sembrar el bambú, los agricultores han podido eliminar la erosión del suelo”, explica la africana Kemi Fadojutimi, directora de Ghana Bamboo Bikes  Initiative, una organización de mujeres pobres preocupadas por el medio ambiente quién decidió confeccionar bicicletas con árboles de bambú proveniente de las comunidades rurales de Ghana, África.

 

Foto: Facebook Ghana Bamboo Bikes

 

Originalmente diseñada como respuesta a la falta de transporte adecuado en las zonas rurales del país africano, tras un préstamo de 30 mil dólares del GEF (Global Environment Facility) que apoya proyectos globales para el cuidado del planeta,  la bici de bambú africana ha ganado reconocimiento internacional por su dureza, innovación y aportes medioambientales.

Al contrario de las bicis de acero, la producción de bambú es mucho menos intensiva en términos del uso de energía. Cada bici ahorra hasta 5 kilogramos de CO2 comparada con sus pares estándares hechos de acero. Además, los bosques de bambú sembrados para proveer la materia prima generan un 35% más de oxígeno que un bosque de árboles del mismo tamaño. Y nada se pierde. Incluso los desechos de bambú son reciclados y convertidos en leña por las mujeres del pueblo para cocinar.

 

Foto: Facebook Ghana Bamboo Bikes 

 

Hoy en día, la fábrica en Kumasi produce hasta 100 bicis mensuales, las cuales se venden en Estados Unidos, Alemania, Holanda y Japón. El éxito internacional ha permitido que las ventajas de la bici de bambú ahora se extiendan más allá del medio ambiente. “En Ghana el bambú crece en todas partes “, afirma la líder.

Hace seis años, Kemi Fadojutimi abrió la fábrica en las afueras de Accra junto a dos mujeres y pronto creció el número de artesanas que elaboran las bicicletas. “Sólo de este modo hacemos frente al aumento de la demanda, sin renunciar a las características de nuestro trabajo, casi todo hecho a mano”, explica la directora. Las bicicletas no sólo han solucionado el problema del transporte y del medio ambiente sino ha empoderado a las mujeres ofreciéndoles un empleo digno para sostener a sus familias.

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)