Las vitivinícolas quieren incrementar su calidad y, de paso, mejorar su precio.

En esta ocasión quisimos tocar algunos importantes aspectos sobre el vino mexicano, y pocos tan idóneos para ese fin como Mauricio Millán González, sommelier de la Bodega Monte Xanic, casa que se distingue por la calidad de sus marcas.

Su opinión nos fue valiosa para conocer, primero, cuáles son las uvas que mejor se dan en nuestro país, de acuerdo al clima y la tierra. Para nuestra sorpresa, Millán nos explicó que México aún está en una etapa de descubrimiento de variedades y su adaptación a las diferentes regiones. Eso se debe, por supuesto, a que la cultura de la vid llegó algo tarde al Nuevo Mundo. Tuvieron que arribar a nuestras tierras inmigrantes europeos o conocedores de la cultura del vino para empezar a cultivar y experimentar con los diferentes tipos de uva, proceso que no es para nada rápido ni sencillo.

¿Y cuáles son los mejores tipos de uva? Mauricio confirma que “ya contamos con algunos claros ejemplos de éxito en variedades de uva, entre otras experimentales”. Veamos de qué habla:

En tintas

  • Cabernet Sauvignon
  • Merlot
  • Syrah
  • Tempranillo
  • Nebbiolo
  • Grenache
  • Malbec

En blancas

  • Chardonnay
  • Sauvignon Blanc
  • Chenin Blanc
  • Moscatel
  • Semillon

blanc

Otra duda que suele ser recurrente entre los consumidores de vino en México es por qué algunos vinos importados ofrecen mejores precios que sus pares mexicanos. Millán de inmediato responde que “la percepción de que el vino mexicano es caro ha ido a la baja. A medida que el mercado crece, el consumidor también evoluciona y entiende el tema de calidad, procesos y diferencia entre los vinos y diferencia entre los precios”.

Admite, sin embargo, que la competitividad es un asunto complejo. A pesar de ser un producto nacional, los vinos hechos aquí enfrentan “carga de impuestos que afecta en los costos de los vinos mexicanos, pero hay vinos importados de muy baja calidad, baratos, y vinos mexicanos no tan baratos pero de excelente calidad. También encontramos los caros y malos, que no siempre son mexicanos”.

(Por JR)

TE PUEDE INTERESAR