Según un estudio reciente del Imperial College de Londres publicado en la revista The Lancet, las esperanza de vida de las mujeres es cinco años mayor que la de los hombres: 78 años frente a 73 años. Esta brecha es un patrón que se repite en todo el mundo. La población femenina incluso romperá el techo de los 90 años en el año 2030, en Corea llegarán a vivir 90.8 años. ¿ A qué se debe? Los científicos no saben exactamente las causas. Mientras unos lo atribuían al aumento de las enfermedades del corazón entre los varones a partir del siglo XIX, otros han sospechado del cromosoma X que les falta a los varones o la influencia de la testosterona.

Además, al analizar los datos por franjas de edad, los investigadores observaron que la distancia se conservaba en las tasas de mortalidad infantil: las niñas eran más resistentes que los niños. Esto apunta a bases biológicas para explicar la longevidad de las mujeres, lo que quitaría peso a factores como la tendencia a recurrir a los hábitos insanos: tabaco, alcohol, drogas o las conductas más arriesgadas que suelen adoptar los varones con mayor frecuencia.

 

 

Los genes u hormonas, entonces, serían los principales responsables de esta disparidad. Por ejemplo, se ha comprobado que los estrógenos refuerzan el sistema inmune contra las enfermedades infecciosas, mientras que la testosterona de los hombres podría tener el efecto contrario. El mero hecho de nacer mujer sería el factor para alcanzar el envejecimiento.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu