Llevar una vida sedentaria quizá por fin pueda ser algo bueno, pues un estudio realizado por la Revista de Psicología de la Salud, de Estados Unidos arrojó que todas esas personas que siempre encuentran una excusa para no ir al gimnasio tienen niveles más altos de un rasgo llamado “necesidad de cognición” que no es más que la preferencia que muestran los individuos hacia la actividad de pensar.

Es decir aquellos que no muestran habilidades deportivas lo compensan con inteligencia y suelen ser fanáticos en general por el pensamiento profundo.

El estudio reclutó a 60 universitarios y lo sometieron a diferentes pruebas mientras eran rastreados, así fue como se llegó a esta conclusión que elogia el estilo de vida más sedentario del intelectual en lugar de juzgarle por ello.