Para recorrer a fondo el territorio brasileño te presentamos los destinos más bellos de esa nación sudamericana, los cuales podrías visitar en tus próximas vacaciones para vivir la alegría que tanto caracteriza a Brasil  y, claro, disfrutar de una buena caipirinha. Brasil es un continente en sí mismo. Siempre valdrá la pena descubrirlo, y esperamos que tu estadía sea placentera y quede en el mejor de tus recuerdos.

1.- Río de Janeiro

El Corcovado, junto al Cristo Redentor, es una de las marcas más reconocidas de Brasil en el exterior. Es la peña más alta de Río de Janeiro. Allí está el Cristo Redentor, símbolo indiscutido de esa ciudad, construido en estilo Art Decó de los años 30. El acceso puede ser en helicóptero, automóvil o tren. Desde arriba, las vistas de la bahía de Guanabara y de los cerros son excepcionales. También se divisan la Pedra da Gávea y la playa de Sao Conrado. No dejes de disfrutar las playas de Copacabana e Ipanema.

 

2.-Navegar por el Amazonas

Una porción inmensa del Amazonas, el principal pulmón verde del país se puede pasear en lancha para descubrir una pequeña parte de este inmenso mundo de vegetación. Manaus, capital del Estado Amazonas, es el punto de entrada para conocer esa biodiversidad.  En Manaus conoce el Teatro del Amazonas, un espacio de ópera inaugurado en 1896.

 

3.- Búzios

La ciudad de Armacao dos Búzios, está localizada a menos de 200 kilómetros de Río de Janeiro, la península ofrece 23 playas hermosas y un clima excepcional. Geribá, Joao Fernandes, Ferradura, Ferradurinha y Rasa son algunas de las playas más lindas. Además, el mar es el lugar perfecto para los amantes del buceo.

 

4.- Brasilia

Se puede caminar por la ciudad de Brasilia, una joya arquitectónica pensada por Lúcio Costa y Oscar Niemeyer, que tiene una particularidad: se diseñó en maquetas, antes de convertirse en el gran patrimonio de la arquitectura moderna. Es una urbe única desde el punto de vista del diseño, donde las calles no tienen nombre ni altura. Y casi no hay semáforos, aunque tenga más de dos millones de habitantes.

 

5.- São Paulo

La megalópolis de São Paulo con más de 20 millones de personas, la mayor ciudad de Brasil, de América Latina y de todo el hemisferio sur, la octava mayor aglomeración del planeta, es una ciudad vibrante, caótica, diversa, con riquísima vida cultural y excelente gastronomía, una muestra, comer sushi en Liberdade, el Japón paulista. En São Paulo comen pescado crudo y soya desde comienzos de 1900, cuando más de 800 japoneses llegaron al barrio Liberdade. Hoy este barrio es su pequeño Tokio, donde están los mejores restaurantes orientales.

 

6.- Centro histórico de Salvador de Bahía

Deslúmbrate con el convento de San Francisco, construido en 1587, un ejemplo de la arquitectura colonial que forma parte del Centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Suma en el recorrido la Catedral de Salvador, el Mercado Modelo y el Elevador Lacerda, que son algunos de los inmuebles más emblemáticos de la capital del estado de Bahía.

 

7.- Cataratas del Iguazú

Una gran variedad de áreas naturales como las cataratas del Iguazú pertenecen a este rico patrimonio histórico-cultural de Brasil que comparte con Argentina. Y se puede vivir en el Parque Nacional de Iguazú para sentir el agua en la cara y disfrutar una de las siete Maravillas Naturales del Mundo.

 

8.- Parque Nacional de Chapada Diamantina

Un paraíso para los amantes del ecoturismo es este lugar de sierras, cumbres, cataratas y manantiales cercano a Salvador de Bahía. El pueblo que sirve de base para la excursión es Lencois, lleno casas antiguas y calles empedradas.

 

9.- Conocer el Carnaval de Olinda

Perderse en ese carnaval es adentrarse en una de las ciudades más bellas de Brasil, de incalculable patrimonio arquitectónico y raíces holandesas. La fiesta popular se comparte en las calles con un derroche de colores y alegría,  gente disfrazada que sale a bailar al son de los ritmos folclóricos.

 

10.- Arraial d’Ajuda 

La población cuenta con 18 kilómetros de playas rodeadas por arrecifes y piscinas naturales. Entre las más conocidas, Apaga Fogo, Araçaipe  y Mucugê. Para los amantes de la historia, es indispensable visitar la iglesia de Nossa Senhora d’Ajuda, que aloja una imagen de la virgen traída al continente por los jesuitas portugueses en 1551.

 

11.- Fernando de Noronha

El archipiélago volcánico formado por 21 islas, ubicado en el estado de Pernambuco es un escenario de aguas transparentes, además de una meca del buceo. Es uno de los destinos más exclusivos de Brasil, ya que acepta sólo un grupo de turistas por día con el fin de preservar el medio ambiente.

 

12.- Pipa 

Cercada por la laguna de Guarairas y el océano Atlántico, Pipa recibe a los turistas con sus tortugas y delfines. Desde lo alto de los acantilados que rodean a Pipa, se aprecia la forma de corazón de la plata Do Amor, excelente para un viaje en pareja. En la Praia dos Golfinhos, los delfines se acercan a la costa en busca de alimento, una escena espectacular para disfrutar en familia.

 

13.- Porto Seguro

Es el primer puerto habitado por colonos portugueses a su llegada al territorio brasileño. Un destino que entrelaza playas paradisíacas con una extensa lista de sitios históricos por recorrer. Y, por la noche, realiza algunas compras en la Pasarela de Alcohol.

 

 

14.- Souvenirs

Una botella de Cachaca es, quizá, uno de los mejores souvenirs que se puede comprar en Brasil. Este producto de la destilación del jugo de la caña de azúcar fermentado se toma sólo o en la clásica caipirinha, con lima, azúcar y hielo.

 

15.- Maceió

La ciudad combina playas, rascacielos, arquitectura colonial y aguas tranquilas que invitan al viajero a recorrer la Catedral Metropolitana, el Teatro Deodoro, la feria de artesanías de Pajuçara, los arrecifes de coral y sumergirse en el mar.

 

 

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)