Seguro que has oído hablar de los chakras. Están definidos como remolinos esféricos que se encuentran en diversos puntos del cuerpo y funcionan como transmisores de energía.

Tienen influencia en nuestras actividades físicas mediante el funcionamiento de las glándulas endócrinas. Éstas afectan al equilibrio mental y a la integridad emocional. Dependiendo del uso que les demos a ellos y a nuestras energías serán constructivos o destructivos.

Nuestro cuerpo tiene siete chakras básicos. No existen chakras buenos o malos, sólo son transmisores de energía y ésta depende de la armonía que tengamos o de la cual carezcamos.

Los chakras no funcionan por separado, en conjunto forman un todo absoluto. Cada chakra tiene una función dual, exceptuando el primero y el séptimo. En ese todo, está el equilibrio.

Cada chakra tiene una función dual, con excepción del primero y el séptimo. Los demás tienen una actividad mundana y otra espiritual.

 

1- Chakra Básico o Primer Chakra

Este determina nuestra conexión con la tierra y la materia. Se encuentra a la altura de los genitales.

2- Chakra Esplénico o Segundo Chakra

Se encuentra a la altura del ombligo. Influye sobre el sistema nervioso y en la temperatura del organismo. Es el encargado de brindar armonía al cuerpo, la mente y las emociones. Su mal uso produce histerismo o se buscan experiencias que reflejen intensidades de placer o de dolor.

3- Plexo Solar o Tercer Chakra:

Se encuentra en la boca del estómago. Tiene influencia sobre el aparato digestivo. Da cordura, enciende iniciativas y talentos, y desarrolla la prudencia. Su desequilibrio da necesidad a consumir azúcar, provoca celos y la imposibilidad de decir no

4- Chakra Cardíaco o Cuarto Chakra

Se encuentra a la altura del corazón. Este chakra es el responsable de toda compasión y amor sin egoísmo, de la trascendencia y el discernimiento. Tiene una relación directa con el llamado «rayo rosa». Cuando están todos los rayos activos estimula la vitalidad y actividad en el cerebro y activa la secreción interna.

Otorga la sabiduría divina, la estabilidad, la perseverancia, la paciencia y el equilibrio mental ante el sufrimiento o el placer. Te brinda la capacidad de ser más objetivo. Su desequilibrio da sensación de vacío, el ser se vuelve prejuicioso.

5- Chakra Laríngeo o Quinto Chakra

Está centrado alrededor de la garganta. Influye en la expresión y la comunicación, el oído y la telepatía. Gobierna la tiroides, los aparatos bronquial y vocal, los pulmones, el canal alimenticio y el oído interno. Es responsable del rejuvenecimiento y la longevidad.

A niveles puramente físicos, las dolencias de este centro incluyen el vértigo, la anemia, alergias, fatiga y asma. Existe confusión y se pierde la sincronía con el exterior.

6- Tercer Ojo o Sexto Chakra

Se encuentra en el entrecejo. Tiene dos divisiones compuestas. Este centro pertenece al mundo del espíritu en donde residen los superiores y permanentes principios del hombre. En el cuerpo físico, el «tercer ojo» gobierna la glándula pituitaria, el cerebro izquierdo, el ojo izquierdo, las orejas, nariz y el sistema nervioso en general. Su despertar otorga la evolución espiritual y el dominio del espíritu sobre la materia. Cuando existe un equilibrio hace que el ser sea ilógico, demasiado intelectual, distraído, olvido, miedo al futuro.

7- Chakra Coronario o Séptimo Chakra

Se encuentra en la cabeza en la parte superior. Es el «loto de mil pétalos», aquí se manifiesta ampliamente la divinidad. Es un chakra que vibra con rapidez, hasta cubrir la parte superior de la cabeza, pudiéndose ver en algunos casos un aura dorada.