En tiempos de nuestros papás se pensaba que los gobernantes estaban dedicados en cuerpo y alma, las 24 horas del día, a llevar las riendas de un país, entre reuniones, eventos, discursos y viajes se creía que apenas si dormían por lo que no imaginábamos que tuvieran un rato libre. Hoy, las épocas han cambiado, y no sólo por las redes sociales, sino porque nos damos cuenta que también los mandatarios son, al fin de cuenta, seres de carne y hueso que necesitan distracción y quemar la adrenalina que les genera administrar, gobernar y ver por el bienestar de una nación.

En Actual te presentamos un póquer de hiperactivos mandatarios que tienen en sus manos el destino de cuatro de los países más poderosas del orbe pero que también hacen un huequito en sus apretadas agendas para disfrutar de sus pasatiempos antes de que el estrés y las presiones les jueguen una mala pasada.

Vladimir Putin

A sus 64 años el presidente de la Federación Rusa parece no descansar nunca y es que el hombre actúa como si tuviera el Síndrome de Pontius, aquel donde el paciente percibe las actividades peligrosas como normales. ¿Pruebas? Es un apasionado de la caza, se le ha visto con el torso desnudo en pos de algunas presas. Le fascina la velocidad, conduce una motocicleta Harley-Davison y acompaña a los miembros de un club de motocilismo, no desperdicia cualquier oportunidad para derrochar adrenalina, como la vez en que condujo un auto de Fórmula 1 y alcanzó velocidades de 240 km/h., por si esto fuera poco es un excelente piloto aviador. Sabe patinar en hielo y juega partidos de jockey. Es un experto en el manejo de armas de fuego además de hábil nadador. Si esto no bastara presume de ser un consumado judoka (posee la cinta negra), también practica otras artes marciales como el Karate (es octavo Dan) y otras disciplinas. Todo esto no lo inhabilita para mostrar su lado más sensible, sabe tocar el piano y cantar para conciertos benéficos. Nos preguntamos… ¿Cuántas horas dormirá?

Vladimir Putin

Barack Obama

La primera impresión es que, al ser el primer presidente afroamericano de Estados Unidos y el mandatario más poderoso del mundo, Obama estaría las 24 horas del día ocupado en sus funciones, pero “Barry” suele tomarse algunos respiros para disfrutar de su pasatiempo preferido, el basquetbol. Por ello, adaptó una pequeña cancha en la Casa Blanca para de vez en cuando tirar algunas canastas, y no pierde oportunidad para mirarlo por televisión. Justamente ver series de televisión es otro de sus pasatiempos, se declara seguidor de House of Cards, Game of Trones y Breaking Bad aunque su serie favorita, de la que es gran fan, es The Wire. También juega póquer y cuando su tiempo se lo permite se echa sus partiditos de golf  para practicar su swing. Cuando pasa tiempo en familia le gusta cocinar y leer, y por supuesto no pierde oportunidad para demostrar sus dotes como bailarín. La única duda que nos queda es: ¿de cuántas horas será su día para tomarse estos pasatiempos?

164247283MW014_PRESIDENT_AN

Angela Merkel

A sus 61 años edad, la mandataria alemana, nombrada el personaje del año (2015) por la revista Time, puede presumir que pese a los tiempos difíciles ella siempre encuentra algún tiempo, pues talento no le sobra. No hay que olvidar que la señora es física por la prestigiosa Universidad de Leipzig, por esta razón la cocina también se le da muy bien. Ella, sin presumir demasiado, sostiene que sus mejores creaciones son la tarta de grosellas y el ganso al horno pero que su mejor guiso es sin duda el puré de papa. “La Dama de Hierro” admite que, en ocasiones, mientras no está dirimiendo tempestades financieras, dedica algunas minutos del día a su gusto culposo, los libros de cocina, pero también lee libros de mecánica cuántica y química. Como buena alemana gusta de la música y escucha especialmente a Bach, es una gran lectora de la obra y de las biografías del escritor ruso Dostoievski. Los fines de semana que suelen ser los más “relajados”, gusta de estar en su casa de campo donde cuida de sus papas y fresas. Cuando su agenda se lo permite, asiste al teatro. Eso sí, procura no perderse los partidos de la liga de futbol, aunque sólo los escucha por radio, para poder tener tema de conversación con algunos hombres de su entorno. Lo que sí no se pierde por nada del mundo es leer puntualmente su horóscopo, no tanto por superstición sino por entretenimiento. Y todavía le da tiempo para maquillarse.

145509904SG018_Council_of_t

Justin Trudeau

Cuando no está en su labor de conducir los destinos de los más de 35 millones de canadienses, pareciera que el guapo Primer Ministro –de 45 años de edad, actor y profesor de matemáticas y francés– estuviera maquinando cómo darle frescura a una profesión tan acartonada como la política sin por ello descuidar la aprobación de sus ciudadanos. En sus ”ratos libres” practica el boxeo, dos veces por semana, de ahí la explicación de su estilizada figura. Realiza diariamente yoga y no tiene pena en hacer demostración pública de sus rutinas, cosa que agradecemos sus fans de todo el  mundo, especialmente cuando nos muestra sus tatuajes y su torso. Esta máquina de adrenalina practica el judo (es cinta marrón). Él mismo ve la manera de hacerse divertido el trabajo político, no duda en hacerse presente en alguna manifestación ecologista o incluso, en la Marcha del Orgullo Gay, como sucedió recientemente. Trudeau parece no cansarse nunca, con frecuencia rompe la pista de baile, casi siempre acompañado de su esposa, pero cuando hay que hacer algún número por una causa social (como un recordado striptease), él no se lo piensa dos veces. ¿Será por estas dotes que es considerado el político más cool y sexy del continente?

o-justin-trudeau-poll-liberals-facebook

(A.C)

TE PUEDE INTERESAR