Aún no se tiene claro el efecto del magnesio sobre el síndrome premenstrual, pero se sabe que es un nutriente esencial en la producción de dopamina, hormona que mejora el ánimo, ayuda a equilibrar la función de los riñones lo cual a su vez reduce la retención de líquidos. Por si fuera poco, es considerado un tranquilizante natural, actuando directamente sobre el sistema neurológico y favoreciendo el sueño y la relajación. Así, que el magnesio ayuda a combatir el cansancio y la debilidad. Por lo tanto, si deseas superar la depresión causada por este síndrome, se recomienda una ensalada de espinacas con semillas de calabaza y aguacate, o una porción de plátano y durazno fresco, aderezados con almendras y semillas de sésamo, o una ración de acelgas, alubias, pan de soya, de arroz integral, de trigo integral o hasta maíz cocido.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu