Malasia, una de las últimas monarquías en el sudeste de Asia, tiene nuevo rey: Abdullah Shah, de 59 años.

El flamante monarca hereda el trono de Muhamad V, quien abdicó ante el escándalo provocado por su boda con una modelo rusa, ex reina de belleza con pasado tormentoso.

Malasia es, desde su independencia de Reino Unido en 1957, una monarquía constitucional regida por un sistema nada habitual: su rey cambia cada cinco años y es escogido entre las familias reales de los antiguos reinos.

Ello explica que Muhamad V y su sucesor no tengan parentesco.

Y ahí está la razón de que los reinados tengan periodos bien determinados, el de Abdullah Shah, comenzará el 31 de enero próximo para concluir a principios de 2024.

El nuevo rey de Malasia durante su elección.

MUSULMÁN Y DEPORTISTA
En cuanto al nuevo monarca se sabe que es un musulmán moderado con dos esposas y ocho hijos vivos.

Reside en el Estado de Pahang (al este del país) del que se había convertido en sultán apenas hace unas semanas.

Egresado de la Academia Militar de Sandhurst, por la que han pasado reyes y príncipes europeos, asiáticos y africanos, Abdullah Shah es un apasionado del polo y el criquet.

Su interés por los deportes de alto rendimiento lo ha llevado a formar parte del Consejo Directivo de la FIFA y a presidir la Federación Asiática de Hockey sobre pasto.

REY SIN CORONA
No hubo ceremonia de coronación, sino un evento austero de proclamación, muy parecido al de cualquier república.

Esto no significa que no se le trate con reverencia, para dirigirte a él debes llamarlo “Yang di-Pertuan Agong”.

¿Y qué pasó con el ex rey Muhamad V? Sigue formando parte de la realeza malaya como sultán del Estado de Kelatan.

Por Pedro C. Baca con Info de AFP

Fotos AFP