El intestino está estrechamente relacionado con tu estado emocional, con la manera en que te alimentas, y con la forma en que te relacionas con el medioambiente, por lo que Nuria Pérez y López, especialista en neurogastroenterología te aconseja a seguir estos hábitos para gozar de un órgano saludable.

Los problemas gastrointestinales es un problema que padece casi 80% de las madres en México, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). La mayoría de los casos está relacionada con las emociones, pues el cerebro interpreta la información enviada al intestino de acuerdo al estado de ánimo y al entorno, dice la experta.

El estado de ánimo se aloja en el estómago, en él se produce y almacena el 90% de la serotonina, la llamada hormona de la felicidad, afirma la experta. Hoy, las mamás sufren de gastritis, colitis, estreñimiento o diarrea, síndrome de intestino irritable, que es el trastorno gastrointestinal más conocido en el mundo y con el mayor número de consultas entre los adultos; además es causa de deserción laboral y baja calidad de vida; lo que ocasiona un impacto económico.

¿ Por qué me sucede?

La especialista dice que esto es consecuencia de la vida diaria activa y estresante puesto que las madres cumplen un sin fin de tareas mismas que, a su vez, les impiden tener una buena alimentación y cuidar sus emociones.

Por ejemplo, la ira, la tristeza, la decepción tienen una grave consecuencia, pues el intestino registra, como un pequeño cerebro, malestares que llegan a la red neuronal.

El cerebro envía señales al intestino: ‘necesito energía extra’, y ese aparato reduce sus funciones. Hay menos flujo de sangre en el intestino, y también menos mucosa protectora recubriendo sus paredes.

El estrés crónico es conducido hacia la pared del intestino y atacado por las bacterias y las sustancias químicas que inflaman ese órgano digestivo, así la mamá se siente más estresada. Por ello es importante mantener un equilibro emocional y físico, concluye la especialista.

Si eres madre sigue estos consejos para cuidar tu salud gastrointestinal:

  • Reduce los niveles de estrés.
  • Busca asesoría psicológica.
  • Emplea la técnica de la biorretroalimentación (biofeedback), que permite al individuo mejorar su salud. 
  • Practica ejercicios de relajación progresiva.
  • Realiza ejercicios de consciencia plena.
  • Lleva una dieta balanceada.
  • Consume regularmente probióticos certificados con estudios científicos, por ejemplo, del laboratorio francés Mayoly México.
  • Reconoce los alimentos que te hace mal y no los consumas.
  • Visita al gastroenterólogo periódicamente.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu