¿Se ha convertido Meghan de Sussex en la nueva Diana de Gales, igualmente acosada por los tabloides como lo afirma su amigo el actor estadounidense George Clooney?

«Falso de toda falsedad», replican diarios británicos y los expertos de la realeza, según los cuales la prensa se «ha moderado» con la esposa del príncipe Harry.

«Están persiguiendo a Meghan de Sussex por todas partes», dijo Clooney, amigo personal de la ahora royal, y también de su marido, a la revista Who durante una entrevista en Los Ángeles.

«Es una mujer embarazada de siete meses quien está siendo perseguida y vilipendiada de la misma manera que lo fue su suegra, la inolvidable princesa Diana, la historia se repite y ya vimos cómo terminó la primera vez», señaló Clooney.

RECORDATORIO MACABRO

Diana de Gales murió en 1997 en un accidente de tráfico en un túnel de París cuando un grupo de paparazzis la perseguía en motocicleta.

Pero la opinión de Clooney no es compartida por todos.

«No creo que las dos (situaciones) sean comparables», estima por su parte Penny Junor, experta de la familia real británica, interrogada por la AFP.

«No he escuchado decir que Meghan se queje de los paparazzi. Ella puede vivir su vida, caminar en el parque e ir al restaurante sin que la siga una decena de paparazzi. Diana no podía hacer eso», añade.

SIMILITUDES Y DIFERENCIAS

La duquesa de Sussex hace algunos ayeres cuando era actriz.

De acuerdo con Junor, tras la muerte de Lady Di, la prensa británica ha revisado su código de conducta, reforzando sus normas sobre el acoso y el respeto a la vida privada.

Ello permitió poner fin a los «peores excesos» de hace 25 años, «cuando los paparazzi incurrían en franco acoso», según Junor.

«Lo más sorprendente, es que esta comparación se produce (…) en una época en la que la intimidad real es respetada como nunca antes», asegura por su lado el diario The Daily Telegraph.

¿CUENTO DE HADAS?

Meghan, de 37 años, se casó con el príncipe Harry en mayo pasado. Desde entonces están bajo el foco de la prensa inglesa, que ha publicado artículos sobre los problemas de su familia.

La semana pasada un periódico publicó una carta personal de Markle a su padre en la que le pedía que dejara de mentir y de aprovecharse de su relación con su marido.

Pero nunca ha habido «fotos robadas» y, a diferencia de Diana, «nadie la espía cuando va al gimnasio, nadie escucha sus conversaciones telefónicas, su vida privada no es expuesta cada semana en los tabloides», escribe The Times.

CAMBIO DE PARECER

La prensa había acogido muy bien inicialmente la llegada de Meghan Markle a la familia real.

Pero la exactriz fue luego objeto de severas críticas por su supuesto comportamiento tras una serie de dimisiones en el seno del personal de la Casa Real, hasta el punto de ser apodada la «duquesa caprichosa» (Duchess Difficult).

Recientemente la prensa reveló que el personal a su cargo la llama «Me- Gain», un juego de palabras que toma su nombre y alude a «Yo Gano» para describir que es una mujer ambiciosa en extremo… una trepadora.

Sin embargo, Penny Junor considera que George Clooney se equivoca al compararla con Diana de Gales.

«No creo que la prensa se comporte mal. Todo eso viene de su familia», afirma.

Por el momento Meghan de Sussex ha pedido a sus amigos famosos hacer declaraciones que la favorezcan, todo para mejorar su imagen pública, acaba de revelar la revista People.

Por Pedro C. Baca

Con info y foto de AFP