Un doloroso silencio ha sido la respuesta de Meghan de Sussex a un nuevo llamado de su padre, Thomas Markle, a la reconciliación entre ambos.

“Te quiero mucho, eres mi hija y me gustaría tener noticias tuyas”, expresó con la voz entrecortada el hombre de 74 años y director de fotografía ya retirado, durante una entrevista para el canal de televisión británico ITV.

Durante la emisión, el señor Markle, confirmó que no habla con su hija desde mayo pasado, poco antes del enlace nupcial de ella con el príncipe Harry, y agregó que la echa de menos.

“Meg, cualesquiera que sean nuestras diferencias, debemos ser capaces de resolverlas, somos de la misma familia, así que por favor ponte en contacto conmigo y no me excluyas más de tu vida”, añadió don Thomas.

PARIENTE INCÓMODO

El septuagenario vive en Baja California en condiciones modestas y no llevó a su hija al pie del altar el 19 de mayo en Windsor debido “a una reciente operación de corazón”, según la Casa Real británica.

Días antes el señor Markle había generado un escándalo mediático por posar para unas fotografías de paparazzi a cambio de dinero, lo que puso en compromiso a la familia real británica.

Las declaraciones del suegro del príncipe Harry fueron hechas el pasado lunes, pero hasta ahora no han sido tomadas en cuenta. Con Meghan de Sussex parece que no aplica aquello del “llamado de la sangre”.

Cabe destacar que don Thomas no se mostró del todo sumiso en su entrevista, pues después de desear que el alejamiento no dure más, declaró “no planeo quedarme callado el resto de mi vida”.

¿Qué podrá decir el buen hombre?

Por Pedro C. Baca

Con Info y fotos AFP