Algunas conocidas estrellas del mundo del espectáculo fueron gravemente afectadas en sus propiedades por el incendio que inició el 8 de noviembre conocido como Woolsey, y que afectó una vasta zona del sur y norte de California, el condado de Ventura y el oeste de Los Ángeles, mismo que hasta ahora ha cobrado la vida de más de 60 personas, herido a decenas más y que tiene en un predicamento a todo el estado por las pérdidas millonarias.

Instagram Hemsworth

La zona de Woolsey fue particularmente afectada. Ahí viven personalidades como los cantantes Miley Cirus –y su prometido, Liam Hemsworth–, Robin Thicke –autor de la famosa “Blurred Lines”–, el legendario guitarrista canadiense Neil Young o el protagonista de la película 300, Gerard Butler, además del también popular actor Martin Sheen (padre de Charlie Sheen y Emilio Estévez). En estos casos las llamas del incendio arrasaron total o parcialmente sus lujosas propiedades.

Instagram Butler

También el cineasta mexicano Guillermo del Toro logró salvar a toda prisa algunas valiosas pertenencias fílmicas de Bleak House, su hogar californiano y sitio de creación de muchas de sus historias, pues el fuego merodeó peligrosamente el lugar; afortunadamente sólo hubo daños menores ocasionados por el humo. Lady Gaga y Orlando Bloom también manifestaron su preocupación por los daños en los barrios de los cuales son vecinos.

Instagram Bloom

“A los incendios no les importa la riqueza ni el estatus”, escribió el periódico The New York Times, en referencia a cómo las llamas penetraron caprichosamente por zonas lujosas como Malibú, al oeste de Los Ángeles donde una sólida comunidad de celebridades tiene mansiones y gusta de chapotear en las playas cercanas.