La sobreexposición a aparatos electrónicos está ocasionando miopía.

Los mexicanos usamos aparatos electrónico y dispositivos móviles para todo: hablar, trabajar, interactuar, organizar, etc. De hecho, de acuerdo con el estudio Consumo de Medios y Dispositivos de la agencia de investigación de Kantar Millward Brown, se calcula que el 66% de la población tienen uso frecuente de tablets, celulares y computadoras y en promedio los internautas mexicanos pasamos en siete horas conectados al día.

El problema es que, a decir del doctor Jorge Granados Soto, médico cirujano oftalmólogo de Optivisión Láser Polanco, esta sobreexposición está generando miopía que es “un error de refracción del ojo en el cual este pierde la capacidad de ver de lejos”.

Explica el doctor Granados que la computadora, la tablet y el celular obligan a nuestros ojos a ver objetos cercanos por lo que poco a poco van adaptándose, asumiendo que la “la vida es de cerca”, y para ahorrar energía, a la largo plazo, va perdiendo poco a poco la capacidad de ver objetos lejanos y en cambio se enfoca en la visión correcta de objetos cercanos.

El problema más grave, asegura, es que la miopía se agudiza con el tiempo y además se hereda a nuestros hijos. Actualmente se estima que el 40% de los mexicanos ya tenemos miopía y que para 2025 más del 60% de la población tendrá y para el 2050 prácticamente más del 90% será miope.

Para prevenir este daño, el doctor Granados recomienda a los seguidores de Actual tomar estas precauciones:

  • Si por trabajo o cuestiones académicas requerimos el uso continuo de aparatos tecnológicos, hay que descansar la vista de 15 a 20 minutos por 45 minutos de trabajo frente a los monitores. Esto significa de preferencia no ver ni siquiera el celular durante el tiempo de descanso.
  • Disminuir el brillo a la pantalla de la computadora, tablet, celular y televisión.
  • Utilizar lentes con antirreflejante siempre y cuando se encuentre en buenas condiciones y limpio, porque de otra forma se genera el efecto contrario.
  • Lubricar el ojo con gotitas especiales.
  • Permitir a los niños y jóvenes un máximo de dos horas de exposición diaria a pantallas con fines recreativos, sobre todo considerando que también pasan gran parte de su tiempo en la escuela o en casas realizando trabajos escolares frente a la pantalla. 
  • Mantener una distancia con los aparatos de aproximadamente de 30 a 50 centímetros.
  • Ampliar el tamaño de las letras y las imágenes en la pantalla.
  • Visitar anualmente al oftalmólogo u optometrista para detectar posibles cambios.

Por Mariana Chávez Rodríguez