Su fama nació con su papel como Dylan McKay en la serie juvenil de la década de los noventa, Beverly Hills, 90210, después participó en algunas series y destacó como actor de voz dando vida a algunos personajes de series animadas.

Luke Perry falleció a los 52 años de edad como consecuencia de un severo derrame cerebral. Perry estuvo hospitalizado desde el miércoles pasado, cuando sufrió un accidente cerebro vascular masivo) (ACV) en su casa en Sherman Oaks, en los suburbios de Los Ángeles. Después de ese día no recuperó la conciencia.

Su representante, Arnold Robinson, dijo que falleció “rodeado de sus hijos Jack y Sophie, su prometida Wendy Madison Bauer y su exesposa Minnie Sharp”. También le acompañaban su madre, padrastro, hermanos y otros familiares y amigos.

Su último papel

Luke Perry se dio a conocer por su trabajo en la serie Beverly Hills, 90210, donde daba vida a Dylan McKay, uno de los personajes principales.

Trabajó también en la película Buffy, la caza vampiros, y el último papel de su carrera fue en Érase una vez en Hollywood, la película de Quentin Tarantino, con Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, que se estrenará en agosto.

Poco se sabe de su personaje Scott Lancer, más allá de que, según el Hollywood Reporter, es el nombre de un olvidado seriado western de los sesenta.

“Luke Perry era un artista de buen corazón e increíblemente talentoso”, escribió DiCaprio en Twitter. “Fue un honor poder trabajar con él”.

En televisión, formaba parte del elenco de Riverdale, un drama juvenil de misterio basado en las historietas de Archie y que transmite la cadena CW en Estados Unidos y Warner Channel en América Latina.

La producción de la serie se detuvo al conocer la noticia del fallecimiento.

“Nos entristece profundamente saber hoy del fallecimiento de Luke Perry”, escribieron los productores en un comunicado citado por Variety.

“Figura paterna y mentor del joven elenco del programa, Luke fue increíblemente generoso, le infundió amor y amabilidad al set”.

Molly Ringwald, que interpretaba a la esposa de Perry en ese programa, escribió en Twitter: “Mi corazón está roto, te echaré de menos”.

“Tu elegancia, tu ingenio, tu encanto y tu corazón gigante han inspirado y encantado a tantos de nosotros en incontables ocasiones”, expresó también a través de esa red Charlie Sheen.

Mi Luke, mi Dylan

Gabrielle Carteris, que interpretó a Andrea Zuckerman en 90210 y es hoy la presidenta del sindicato de actores de Estados Unidos (SAG), dijo que Perry “dejó una marca que nunca se olvidará”.

“Luke fue una fuerza tremenda en la vida de muchos. Era un alma muy sensible, amable, generosa y luchadora por los desvalidos. Fue una voz fuerte y un activista que será extrañado por todos los que lo conocieron”, indicó en un comunicado.

Ian Ziering, Steve Sanders en la serie, publicó por su parte en Instragram una foto en la que se le ve abrazándose y riendo con Perry.

“Mi querido Luke, siempre me apoyaré en los maravillosos recuerdos que hemos compartido en estos 30 años”, escribió en la leyenda. “Que tu viaje se enriquezca con las magnificas almas que han pasado antes que tú, así como haces con quienes dejas atrás”.

El domingo, cuando aún estaba hospitalizado, Shannen Doherty afirmó al programa especializado Entertainment Tonight con lágrimas en los ojos: “Es mi Luke, es mi Dylan”.

“Lo amo y él sabe que lo amo”, dijo la actriz, que encarnaba a Brenda Walsh, la novia de Dylan en la serie.

La semana pasada, la cadena Fox anunció una miniserie con buena parte del reparto del popular drama juvenil, que se llamará simplemente 90210.

Ni Perry ni Doherty estarían en este proyecto.

Con información de AFP