Si eres de las que después de sufrir una lesión, abandonó el gimnasio. Te recomendamos no dejar de ejercitarte y seguir con tu rutina con estos sencillos pasos.

OJO: Cuando hablamos de no dejar de ejercitarte, no quiere decir que no puedas reposar tras una lesión. Es importante que cheques con tu médico el tiempo determinado para el descanso, pero eso sí, una vez concluido este tiempo, nada de pretextos y de vuelta al gimnasio.

1- Calentamiento

Es básico y definitvamente, por algo debes comenzar. El calentamiento te mantendrá activa y evitará futuras lesiones.

2- Ejercita otras partes de tu cuerpo

Si la lesión fue en los brazos, sin problemas puedes seguir trabajando tus piernas. Lo importante es no dejarlo.

3- Vuelve poco a poco

Cuando estés volver a ejercitar la parte lastimada, por ello te recomendamos comenzar con movimientos pequeños, calentamientos y estiramientos para luego seguirte con cierto peso y fortalecer el área que sufrió la lesión.

4- Siempre estira

Al terminar con tu rutina, no olvides estirar tus musculos. Es una parte muy importante de todo el proceso de entrenamiento y de esta forma, podrás evitar futuras lesiones.

5- Ante la duda, acude con un entrenador

Si no estás segura de realizar alguna rutina, el preferible que te acerques con un experto para que te asesore, en lugar de volver a sufrir.

Recuerda que todo es parte de un proceso y si sufres una lesión,  esta se lleva un tiempo en sanar. Ten paciencia, visita al médico, y en cuanto puedas sigue con otros ejercicios. ¡No dejes que nada ni nadie te frene!

(Por: Jorge Alférez)

TE PUEDE INTERESAR