Es normal sentir miedo, y sin duda, es algo que todos hemos llegado a sentir por lo menos algún par de veces en nuestra vida. Usualmente el miedo es calificado como un sentimiento negativo, sin embargo, no se trata de una emoción mala pues nos ayuda a tener precaución ante determinadas situaciones.

Lo negativo radica cuando no nos permite avanzar, a tal grado de paralizarnos y estancarnos ante vivencias, momentos y personas que nos desagradan. Tener miedo puede ayudarnos a ser precavidos al momento de tomar acción y a pensar en todas las variables posibles. Lo importante es que no permitas que te frene y te convierta en su prisionero limitando aquello que deseas hacer en la vida.

 

 

¿Cómo superarlo?

Dedica un momento de tu tiempo a meditar sobre tus temores y trata de responder preguntas como ¿A qué le temo? ¿Por qué le temo? ¿Cuáles serían las consecuencias de intentar enfrentarlo? ¿Qué conseguiría si logro superarlo? ¿Qué podría hacer para enfrentar mis miedos? etc.

Procura contestar a dichas preguntas de la manera más sincera posible y después trata de tener un análisis lo más objetivo que puedas. Imagina que estás viendo el problema desde afuera y de esta manera intenta auto aconsejarte para actuar.

Haciendo este ejercicio podrás darte cuenta que muchos de tus temores en realidad son más fáciles de superar de lo que tú crees. Inténtalo y verás que muy pronto comenzarás a atreverte a ir más allá de tus miedos.

 

(Por Elizabeth Almazán)