Orlando Bloom tiene fama de sensato y relajado pero casi sufre un ataque al corazón «por culpa» de su amada Katy Perry.

Resulta que el actor británico no encontraba las palabras convincentes para pedir matrimonio a la cantante californiana.

Orlando y Katy son novios desde 2016.

Las cosas se complicaron cuando llegó el momento elegido para la declaración porque el histrión se estresó mucho, comentó Katy en una reciente entrevista.

«Todo ocurrió el día de San Valentín. Nos encontramos para cenar, llegó bien afeitado, sin tenis y muy elegante, pero lo vi muy nervioso, parecía que le costaba respirar», contó la intérprete californiana a un programa de radio.

“Muy misterioso me condujo a un helicóptero y me invitó dar un paseo. Durante el trayecto, con la respiración entrecortada, me propuso matrimonio».

Ante tal demostración de cariño, la intérprete de Swish Swish no titubeó y sin aspavientos aceptó.

En cuanto aterrizaron, Orlando la llevó a un salón enorme repleto de las flores favoritas de Kate.

En ese lugar los esperaban familiares y amigos de ambos quienes brindaron por su felicidad.

Todavía no hay fecha para la boda, pero los ahora prometidos acordaron que será algo «muy emotivo y natural».

Tanto para Orlando Bloom como para Katy Perry será su segunda experiencia matrimonial.

El actor estuvo casado con Miranda Kerr (2011-2013) y Katy Perry fue esposa de Russell Brand (2010-2012).

Por Pedro C. Baca

Foto PhotoAMC